RSS

Che Bombacha: Los boludos de siempre…

05 Abr

Mirá. Hacer un análisis deportivo de Colo Colo hoy es como tratar de pishar al conejo de pascua poniendo huevos dentro de tu casa mientras se garcha a una conejita playboy… no tiene sentido. En resumidas cuentas, tienen menos futuro que pibe de escuelita rural. El problema pasa por el equipo, el cuerpo técnico y la dirigencia… sobretodo la dirigencia.

Este mismo problema lo tienen muchos equipos del país: Dirigentes ineptos que cagan antes de morfar y garchan sin tener pija. Todo se pone cuesta arriba… todo!!! y lo podemos notar dentro de la cancha.

El partido ante Audax, en la cancha, demostraba lo mal que está el arvo canpion elenco albo, pero lo que ocurrió después se robó todas las miradas: Un partido – nuevamente – se suspende por el actuar de unos putos con la pija en el orto y que se hacen shamar “hinchas”… hinchabolas serán, por que de hinchas no tienen nada.

Criticar el comportamiento de estos simios es más de lo mismo, pero… ¿cual es el problema? ¿existe una puta solución?. Vamos por parte.

La culpa, a mi humirde modo de versh, es en primera instancia de estos mismos simios. Son seres incapaces de diferenciar un mojón de oveja del caviar. Con su básica y burda postura del “aguanteh y la weah gileh culiaoh”, tapan todas sus actitudes delincuenciales, usando su máscara de hinchas. Claro, es que el “amor por loh coloreh” justifica cualquier burrada.

En segunda instancia – y aquí me voy en la garganta profunda – que existan estos personajes se debe en gran parte al estado. No es de mi interés hacer un tratado Bielsista Leninista en esta colurna, pero si hubiese buena educación, estos seres no existirían… o al menos no en el número que encontramos hoy en día.

Finalmente, y en tercera instancia, la culpa de todo este puterío de marca mashor es del famoso plan “estadio seguro”. Un plan pésimamente ideado por gente que con raja ha pisado un estadio en alguna oportunidad – si es que – que nació muerto desde su génesis misma. El plan ataca al hincha común, al de verdad, y le da chipe libre a toda esta tropa de vacía escrotos. Prohibir los bombos y las banderas para erradicar la violencia es como prohibir los bosques para acabar con los incendios forestales… una pavada gigante. La solución no pasa, ni pasará, por ahí.

Como todos los culeados que se creen filósofos del fúlbo “pensadores” y “conocedores” han dicho lo mismo que acabo de decir sho, iré más ashá. No me conformo con la mediocridad de presentar un problema si no va acompañado de una solución. ¿cómo solucionamos esta guevada? Simple… Bombachita le hace la pega al gobierno:

1.- Hacer una investigación seria del “por qué” ocurren estos hechos: Si no sabemos por que hay violencia en la sociedad, es imposible saber como carajo frenarla. Se encontrarán con más de una sorpresa.

2.- Aumentar las penas para los giles: Cada trolo sorprendido en actos violentos, debe ser castigado duramente. Si reincide, a la casa grande. La única forma de que estos entiendan es pegándoles palos en las bolas. Prohibición de entrar al estadio de por vida me parece una de las mejores.

3.- La sociedad y el club deben ser responsables: Los giles estos generalmente tienen redes de aposho. Se desarman las redes y quedan más sólos que hincha del tino tino. En cada acto de violencia, se debe penalizar a los clubes con multas económicas – en 1ra instancia – y deportivas en caso de reincidencia. De esta forma se obliga a los clubes a tomar medidas y dejar de hacer vista gorda. De la misma manera, quien sea testigo de un hecho de estos pelotudos y se lo guarde, caerá en el mismo saco. La sociedad debe tomar el rol de inquisidor para que resulte.

4.- Identificar a los barristas: Cada simpatizante de un clú que vasha al estadio debe ser “empadronado”. No solo las “barras” (Sha que no por ser de x barra una persona tiene que ser violenta), sino que todos. De esta forma, se sabe quien ingresa y cuando ingresa al estadio. Quien decida no inscribirse, simplemente no puede entrar. Lectores de hueshas digitales en el acceso, por ejemplo, serían de muchísima ashuda.

5.- Tecnología dentro del estadio: Una buena tecnología en los estadios, sumada al punto anterior, ashudan de gran forma en mantener controlados a los violentistas. Si las cámaras logran identificar a un pelotudo causando desmanes, será más fácil detenerlo puesto que shá se encuentra previamente identificado.

6.- La barra del clú es del clú: Si una barra definida (LDA, GB, LC, etc) causa desmanes, además de perseguir a los giles como individuos se multará al clú. Si el clú no quiere exponerse a multas, eshos mismos se encargarán de disolver dicho grupo.

7.- Criterios de seguridad estándar: Cada estadio de Chile debe contar con los mismos elementos de seguridad para poder ser usado. Si no los tiene, no se usa.

8.- Eliminar las rejas de separación: Con todo lo anterior sha dicho, no es necesario que existan las rejas de separación. El estar encerrados como animales hace que las personas se comporten como animales. Al que rompa la regla se le da un castigo ejemplificador como colgarlo en el centro de la cancha o quemarlo vivo frente a la moneda. Una cosa poca.

9.- Todos los estadios con butacas: Todo el estadio debe tener butacas. Se elimina la zona de “barras” y se ponen butacas individuales en TODO EL PUTO ESTADIO. De esta forma es más fácil identificar quién causa el desmán y donde estaba ubicado.

10.- El estado es parte del espectáculo: No se puede exigir todo esto a todos los clubes sin darles un empujón. Muchos no tienen guita ni para pagar los planteles, menos lograrán implementar todo esto. El estado debe garantizar la igualdad de los clubes, financiando – sha sea a través de préstamos o efectivo – la puesta en marcha de todas las mejoras propuestas. Solo así se podrá pasar de lo teórico a lo real.

11.- Que vuelvan los bombos y banderas: Los bombos y banderas NO GENERAN VIOLENCIA. Los lienzos deben ser prohibidos, por que representan “piños” que debemos erradicar, pero los bombos y banderas por si solos no generan violencia. Los encargados de los instrumentos deben ser responsables de eshos y estar debidamente identificados. No debe permitirse que grupo se “acabronen” con el derecho de ser “el del bombo”, puesto que es un bien de la hinchada, no de un pelotudo con menos ritmo que Lars Ulrich.

Les aseguro que con todo esto, erradicamos la violencia en los estadios de una puta vez y for ever and ever together. No me parece que abonar el estadio sea solución, puesto que a los hinchas de regiones, por ejemplo, no les convendría abonarse y por ende no podrían ver a su equipo. Con todo lo demás expuesto, esta medida no es necesaria.

Todos juntos sacamos a estos giles de los estadios… o vos preferís seguir así?

Espero sus comentarios, pibes… todos sumamos para recuperar el fúlbo!!!

PD: LAS S.A.D.P. VALEN CASHAMPA DE MARSUPIAL!

vía El Blog del Che Bombacha.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 5 abril, 2013 en Deportes, Futbol

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: