RSS

Avanza la Ley Emilia… pero penalistas critican “desproporción absurda” en las penas

10 Abr

Este martes la Cámara aprobó la llamada Ley Emilia, que aumenta las sanciones a conductores ebrios que provoquen lesiones o muertes. Más allá del apoyo casi unánime a la iniciativa -surgida tras la muerte de la pequeña Emilia Silva, de sólo nueve meses de edad, en enero pasado-, las altas penas que contempla el proyecto (ver recuadro) han generado cierta polémica, pues superan las de otros delitos contra la vida, como el homicidio simple.

El abogado penalista de la Universidad de Chile, Jean Pierre Matus, afirma que el problema de fondo es la Ley 18.216 sobre medidas alternativas a la pena privativa de libertad. Según el experto, cada vez que un hecho puntual impacta a la opinión pública, y genera un proyecto de ley, los parlamentarios optan por presentar proyectos puntuales que suban las penas, con la esperanza de que los jueces no den libertades tan fácilmente. Pero no modifican la citada normativa, porque por ser ley general es más complejo.

Matus advierte que en Chile las penas de homicidio son bajas, y además la ley 18.216 permite sustituir penas a casi todos los condenados a menos de cinco años efectivos. Incluso si son reincidentes. “En Alemania y España para sustituir una pena tiene que ser inferior a dos años; en Italia inferior a 18 meses”, ejemplifica.

“En Chile hay un problema general con las penas, y cuando se trata de resolver por la vía de aumentar la pena de un delito puntual, se producen estas desproporciones absurdas”, afirma. “No puede ser que un atropello o choque, por terrible que sea, tenga igual pena que un homicidio doloso”.

“En general las legislaciones hacen una distinción muy clara entra alguien que comete un delito con dolo o por imprudencia. Y eso se está quebrando acá”, afirma el abogado de la Universidad Diego Portales, Héctor Hernández . “Estamos dándole exactamente el mismo tratamiento que aquel que deliberadamente mata a una persona. Eso es una cosa anómala”, advierte.

El experto -quien integra la comisión presidencial para un nuevo Código Penal-, critica que estos debates legislativos de produzcan “sin distancia y perspectiva”, más allá del drama humano que lo motiva, causando estas “incongruencias”. Asimismo, cree que es válido discutir si las penas de homicidio son bajas, pero la forma correcta de legislar sería ir de lo general a lo puntual, y no al revés.

Sobre el trabajo de la comisión, advierte que recién en unos meses llegará al estudio de los delitos y penas, “pero hay mucha claridad que debe existir coherencia entre ellas, y los delitos más graves tienen que tener penas más graves”.

Las penas de cada delito

La Ley Emilia contempla penas de presidio mayor en su grado mínimo (5 años y un día a 10 años) para los conductores ebrios que causen lesiones gravísimas, y presidio mayor en sus grados mínimo a medio (5 años y un día a 15 años) a los que provoquen muertes.

Por su parte, actualmente el homicidio simple -sin circunstancias agravantes- tiene penas de prisión mayor en su grado mínimo a medio (5 años y un día a 15 años), pero en la práctica la pena establecida es muy similar a la de otros tipos penales, como el robo con violencia. El 2012 diputados ingresaron un proyecto para aumentar su penalidad, partiendo de los 10 años.

vía LaSegunda.com.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 10 abril, 2013 en Política

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: