RSS

Archivos Mensuales: marzo 2014

Visor IDE: Un lugar para conocer la información normativa territorial de Chile

El lugar exacto en donde nos encontramos guarda información territorial dada por los planes reguladores, las normativas de transporte y medioambiente, las regulaciones patrimoniales y los datos sobre zonas seguras en caso de emergencias, entre tantos otros.

Si bien esta información siempre ha sido de uso público, llegar hasta ella era visto como un proceso complicado. Por este motivo, el Ministerio de Bienes Nacionales creó el Visor de Infraestructura de Datos Geoespaciales (IDE), que es una herramienta en donde cualquier persona puede consultar mapas sobre normativa territorial.

Conoce cómo usar este visor a continuación.

Para conocer la información de un lugar en particular, hay que entrar al Visor de mapas IDE y poner la dirección o el sector que se va a buscar. Luego, se puede ver por capas el territorio según el Plan Regulador Comunal, Intercomunal, Metropolitano o según el Plan Regional de Desarrollo Urbano. También se pueden ver los servicios más cercanos, las áreas protegidas, la infraestructura y en general todo el territorio según sus clasificaciones.

Los documentos que en este sitio se pueden revisar han sido elaborados por los organismos que integran el Consejo de Ministros de la Información Territorial, como los ministerios de Interior, Obras Públicas, Vivienda y Urbanismo, etc., que son los que se dedican a generar información geoespacial.

El siguiente video explica el funcionamiento del Visor IDE en caso que las empresas necesiten conocer sobre la normativa territorial.

vía Plataforma Urbana.

 

 

Etiquetas: , , ,

Puentes y túneles para evitar atropellos de animales

Construir un puente sobre las carreteras para facilitar el cruce a los animales no es una idea loca, ni siquiera nueva. Construidos en muchos lugares con resultados satisfactorios, sin embargo todavía son algo insólito, más bien anecdótico, pues se echan de menos en miles de puntos negros de todo el mundo donde mueren grandes cantidades de animales.

Al margen del drama que supone la muerte de mascotas en las carreteras, en este caso los puentes o túneles están pensados sobre todo para evitar un goteo constante de muertes de fauna silvestre al cruzarlas por cualquier motivo, bien sea por un despiste, buscando alimento o en épocas de celo.

Puesto que las carreteras son un obstáculo que han de salvar dentro de su hábitat, a menudo las cruzan con resultados fatales, tanto para el animal como en ocasiones para los coches, especialmente cuando los animales tienen un cierto tamaño. En el caso de las ranas, sapos o tritones, en Francia y Suiza, por ejemplo, se han colocado bareras de protección a lo largo de las vías y se idearon pasos de peatones con forma de túneles, es decir, adaptados a sus características.

Corredores naturales

Una alternativa a los túneles son los puentes. En uno y otro caso se buscan soluciones que les evite morir atropellados. un método para el cruce seguro que está demostrando buenos resultados. No es que los animales sepan cruzar puentes o pasar por túneles como lo hacemos nosotros, pero sí actúan de corredores naturales que normalmente eligen en lugar del asfalto.

En los bosques tropicales las carreteras pueden llegar a ser un brutal corte, pues atraviesan entornos naturales, y lo mismo ocurre con otras infraestructuras, como instalaciones eléctricas o canales. Si bien se trata de una agresión ambiental en cualquier espacio verde, las áreas tropicales son tremendamente vulnerables, por lo que se imponen soluciones como crear pasos subterráneos o puentes.

vía Ecologia verde.

 

Etiquetas: , , , ,

Uso de las plantas en la arquitectura bioclimática

El uso de las plantas puede ser clave a la hora de construir una casa bioclimática, considerada ésta como una vivienda diseñada desde un enfoque ecológico que aprovecha al máximo los recursos naturales. En este contexto, las plantas son fáciles de implementar y de mantener, si bien hay que estudiar todo tipo de elementos para valorar su conveniencia, como la orientación de la construcción, la distribución de huecos o incluso el estudio de las especies autóctonas para plantarlas y así colaborar de un modo valioso en su conservación.

Una adecuada elección de especies vegetales también puede ayudar a la fauna local a encontrar un hábitat favorable, ya sean insectos polinizadores, ardillas, anfibios, pequeños reptiles o aves, pongamos por caso. Todo dependerá de las posibilidades que nos brinde la zona en la que se ubique la casa y nuestro deseo de hacerlo con esmero, bien asesorados.

Bienestar y ahorro

Por otra parte, es bien sabido que los tejados o fachadas cubiertos de plantas ayudan a una eficiencia energética, pues aislan del calor y del frío. Igualmente, si tenemos la suerte de disponer de un jardín amplio sería perfecto plantar árboles de hoja caduca para detener el sol en verano, al tiempo que permitimos que llegue el máximo posible en los meses fríos.

No olvidemos que las plantas son una fuente de abono orgánico constante, a la vez que pueden recibir el compost que vamos elaborando a partir de desechos vegetales y de la misma basura doméstica orgánica. De la misma manera, los barriles de agua de lluvia facilitan el riego e incluso permiten cambios de agua en pequeños estanques. El agua de la ducha también será fácilmente reutilizable para regar las plantas.

Por último, la colocación estratégica de las plantas nos permitirá decorar naturalmente nuestro hogar mientras nos protegernos de las temperaturas extremas a durante todo el año, así como de la contaminación accústica.

vía Ecologiaverde.

 

Etiquetas: ,

El entramado del nuevo poder

Michelle Bachelet desplazó a las dirigencias tradicionales de los partidos y creó un nuevo mapa de influencia para su segunda administración. Por un lado, el eje Peñailillo-Arenas, que manejará el poder político y económico, ya desplegó un numeroso contingente de cercanos en puestos clave. A ellos se suma la red personal que la futura presidenta tejió en Nueva York y que ha comenzado a demostrar su peso.

Fue al estilo del bacheletismo: a través de un breve comunicado de prensa, a las tres de la tarde del miércoles 26, el equipo de la futura mandataria informó que Paula Narváez será su jefe de gabinete, sorprendiendo a buena parte de la dirigencia de la Nueva Mayoría.

Entre varios políticos del sector se daba como un hecho que el cargo sería ocupado por Harold Correa, actual jefe de gabinete de Carolina Tohá y uno de los más cercanos al designado ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo. Por eso, el nombramiento fue visto en círculos del futuro oficialismo como un primer traspié del hombre de confianza de Michelle Bachelet.

Narváez es cercana a Paula Walker, designada como jefa de la Secretaría de Comunicaciones del próximo gobierno. Ambas coincidieron trabajando para Bachelet en Nueva York y se vinculan con el sector de la Nueva Izquierda del Partido Socialista. A esta tendencia también pertenece Mahmud Aleuy, futuro subsecretario del Interior y cuyo protagonismo este verano resolviendo los errores en las designaciones de subsecretarios se ha enfrentado con el bajo perfil de Peñailillo.

Todas las señales que ha dado Bachelet comienzan a revelar cómo será el mapa de poder y la correlación de fuerzas de su segundo gobierno. A diferencia de la vez anterior, la mandataria dejó fuera de la primera línea a figuras tradicionales de los partidos y privilegió a quienes han construido relaciones personales con ella. El eje central sigue siendo el mismo que lideró la campaña: la dupla de Peñailillo y el ministro de Hacienda, Alberto Arenas. El primero llega acompañado de un numeroso contingente de jóvenes militantes del PPD -la denominada G-90-, a quienes ha desplegado en varios ministerios; el segundo desembarca con un equipo de técnicos de confianza de distintos partidos que se extiende por toda el área económica.

Un tercer grupo incluye a figuras de peso político propio, como Nicolás Eyzaguirre, Heraldo Muñoz y Máximo Pacheco, quienes cuentan con autonomía para sus respectivas áreas y mantuvieron estrecho contacto con la futura presidenta mientras vivía en Estados Unidos. Aunque en la Nueva Mayoría aún están pendientes de los próximos nombramientos en puestos estratégicos, como el Segundo Piso de La Moneda, estos tres ejes son los que contarán con mayor influencia a partir del 11 de marzo.

LA REVANCHA DE LA G-90

Es una generación que en los 90 se destacó en las federaciones estudiantiles, que lograron perfilar a las juventudes del PPD, y en la década del 2000 aprendieron el funcionamiento del aparato estatal trabajando activamente en los gobiernos de Ricardo Lagos y Bachelet, pero que sin embargo siempre habían estado en la segunda fila de la política. Hasta ahora.

Tras el nombramiento de Rodrigo Peñailillo como jefe del equipo político, el nuevo ministro del Interior ha desplegado con rapidez a su gente en cargos clave del nuevo gobierno. Por primera vez, la G-90 pasará de ser un grupo de amigos y eficientes operadores políticos a detentar poder real.

De su red de confianza al interior del PPD se designó a dos subsecretarios: su brazo derecho, Juan Eduardo Faúndez, quien quedó al mando de la Subsecretaría de Servicios Sociales, repartición que coordina los bonos y financiamiento solidario a los sectores más vulnerables; y Carolina Echeverría a la cabeza de la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas, la única de las autoridades cuestionadas este verano a quien Peñailillo salió a defender personalmente: “Todos conocemos a Carolina Echeverría y sabemos su compromiso en materia de derechos humanos”, señaló ante las acusaciones por el rol de su padre en el régimen militar.

En el círculo del nuevo ministro también se encuentran Gabriel Sepúlveda y Adolfo Galindo, que trabajaron en la campaña y ahora serán jefes de gabinete de los ministros de Energía y Minería. Si bien son dos reparticiones técnicas, los nombres fueron impulsados por Peñailillo para que las carteras -que deben lidiar frecuentemente con conflictos sociales- tengan un canal de comunicación directo con Interior.

Entre los hombres del grupo se cuentan, además, al ex administrador de La Moneda y amigo de infancia de Peñailillo, Cristián Riquelme -quien corre como favorito para volver a ocupar el cargo, ya que su rol fue bien evaluado-; Nicolás Cruz, responsable de la estrategia digital de Bachelet; y el abogado Héctor Cucumides, quien formará parte de su staff en La Moneda y es hermano de Carolina Cucumides, antigua aliada de Peñailillo y con quien compartió la presidencia de la juventudes del PPD a inicios del año 2000. Se suma al grupo Carlos Henríquez, quien integró la comisión de Educación del comando, y la futura intendenta de Aysén, Ximena Órdenes.

En el PPD los definen como una nueva corriente que toma fuerza al interior del partido, paralela a las tradicionales tendencias del girardismo y el laguismo. Se caracterizan por ser un grupo hermético, con mucha disciplina y lealtad entre sus miembros -“Nos queremos, nos defendemos y nos ayudamos”, dice uno de sus integrantes-, que no pertenecen a la elite política y se destacan por la meritocracia en la forma como han forjado sus carreras.

Se ubican en la vereda opuesta de Guido Girardi, a quien le critican su forma de hacer política. Aunque Sergio Bitar ha apadrinado a la G-90, y los ha incentivado para que se capaciten y profesionalicen realizando estudios de posgrado, en el partido aún se les critica que no son un grupo ideológico y que les ha costado armar una identidad política clara. De todas formas, ellos se consideran a sí mismos liberales en lo valórico y representantes de una socialdemocracia moderna y que, al contrario de los tecnócratas, saben forjar redes y tener manejo político para solucionar en forma eficiente los problemas de la administración pública.

Un episodio que marcó a fuego al grupo fue el caso Chiledeportes, que estalló el 2006, el primer año del gobierno de Michelle Bachelet, cuando de esa repartición se filtró un mail con supuestas asignaciones de recursos para comunas de diputados PPD. Aunque la denuncia investigada por la fiscalía no quedó en nada, la presión política y de la prensa llevó a la destitución del director metropolitano de Chiledeportes, Orlando Morales, y a la renuncia de Harold Correa como jefe de gabinete del vocero de gobierno, Ricardo Lagos Weber, para evitar que el caso siguiera escalando. Hoy entre los miembros de la G-90 dicen que fue una acusación injusta, producto de una vendetta al interior del partido y que los volvió más cautelosos y desconfiados de la prensa y de los dirigentes políticos. Nunca perdonaron a Jorge Schaulsohn por haber amparado las denuncias, pero tampoco a Lagos Weber por haber permitido la salida de Correa. Éste sólo logró volver al gobierno años después, cuando Bitar lo contrató como su jefe de gabinete en Obras Públicas.

El caso les pena hasta hoy. En la G-90 creen que el que se filtrara desde el comando el nombre de Correa como jefe de gabinete de Bachelet fue una operación política contra Peñailillo para evitar su designación. Si bien confían en que terminará ocupando otro alto cargo en La Moneda -en enero trabajó codo a codo con Peñailillo en las oficinas de Tegualda-, el episodio se suma a la oleada de críticas que el equipo del futuro ministro recibió desde la Nueva Mayoría por la forma en que revisaron los antecedentes de las nuevas autoridades de gobierno.

Están alertas. En el grupo afirman que ya no tienen la misma inexperiencia de la época de Chiledeportes y ahora sabrán hacer valer su peso, más aún con Peñailillo como el encargado de la coordinación política de la Nueva Mayoría. La primera tarea será tener una reunión como grupo político para definir la agenda de los próximos cuatro años. En abril, el PPD definirá la fecha de las elecciones internas y la G-90 deberá decidir si intentarán tomarse el partido con una lista propia. Otra definición a largo plazo es la candidatura presidencial de 2017. Ahí ya hay una pista: varios miembros del grupo, incluido Peñailillo, conformaron el comando de campaña de Carolina Tohá para ser alcaldesa de Santiago, y algunos se quedaron trabajando con ella hasta hoy en la municipalidad.

EL EJE DE TEATINOS 120

Alberto Arenas (PS) ya ganó su primera batalla antes de asumir. El economista no sólo se quedó con la influyente cartera de Hacienda: Bachelet lo ungió, además, como el encargado de implementar el programa de gobierno, quitándole poder a la Secretaría General de la Presidencia que encabezará Ximena Rincón y que lleva las relaciones con el Congreso.

No sólo la reforma tributaria, sino la educacional y la constitucional pasaron bajo su supervisión como jefe programático de Bachelet. Ahora será un ministro con amplios poderes, similar al modelo de Andrés Velasco hace ocho años. Una gran victoria considerando que al inicio de la campaña era mirado con recelo por el mundo empresarial.

Así como en 2006 Velasco desembarcó junto al equipo de Expansiva, Arenas tejió una red que abarcará puestos clave no sólo en el equipo económico, sino en ministerios sectoriales. Son gente de su máxima confianza, vinculada en su mayoría a la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile y -a diferencia de Peñailillo y la G-90-, con un sello político transversal. Además, comparten el haber trabajado en segunda fila durante los gobiernos de la Concertación y tener un perfil meritocrático. “Ha tenido una política conservadora: convocar a gente que él conoce cómo trabaja”, explica un economista cercano a Arenas.

Durante el gobierno de Sebastián Piñera, el futuro ministro organizaba almuerzos tres veces al año para mantenerse en contacto con el grupo de economistas con los que trabajó durante su gestión en la Dirección de Presupuestos. Entre ellos, Sergio Granados, Jorge Rodríguez, Enrique Paris y Julio Valladares. Granados dirigirá la Dipres, mientras Rodríguez, Paris y Valladares serán asesores senior en Hacienda. Otro miembro de su equipo de confianza es su esposa, Jacqueline Canales. Ambos trabajaron juntos en la Dipres cuando Arenas encabezaba el servicio, y ella mantuvo su puesto de jefa sectorial durante el actual gobierno. Sin embargo, aún no está confirmado que ella se mantenga en el cargo.

El futuro ministro también consiguió que el equipo económico completo fueran nombres cercanos a él. Su subsecretario, Alejandro Micco, y el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes -ambos DC-, eran interlocutores frecuentes como asesores senior de Hacienda durante el período de Velasco. Otro de los asesores de esa época, Eric Parrado, corre como una de las principales cartas para estar a cargo de la SVS o la Superintendencia de Bancos.

Arenas logró, además, que Heidi Berner, la tercera a bordo cuando él lideraba la Dipres, quedara a cargo de la estratégica Subsecretaría de Evaluación Social, que deberá redefinir la Ficha de Protección Social, proceso que podría ampliar los receptores de beneficios y obligar a un mayor desembolso del Estado. Otro nombre es Andrés Gómez-Lobo: con el futuro ministro de Transportes tiene un lazo desde que era el negociador con Velasco y Arenas de los fondos para el Transantiago. Y se da por descontado que Michel Jorratt, quien también es cercano, asumirá en el SII o será el coordinador de la reforma tributaria.

Pero el mayor desafío de Arenas será capitalizar el poder político que le entregó Bachelet. En esa área, dos mujeres de su equipo, Andrea Palma -su ex jefa de gabinete- y la investigadora de Cieplan, Macarena Lobos, han sido claves: han trabajado desde enero en la redacción de los proyectos de ley para los 100 primeros días.

En la Nueva Mayoría esperan que Arenas ejerza como el principal negociador de las reformas. Más aún considerando que Ximena Rincón partió con un mal pie al revelar la semana pasada que aspira a ser candidata al Senado o a la Presidencia en 2017. La declaración cayó como un balde de agua fría en Tegualda, porque dejó de manifiesto que Rincón tiene agenda propia. “Fue un autogol. Imagínate cuando tenga que ir a conversar: los senadores la van a ver como futura rival y no como ministra”, reconoce un alto dirigente de la Democracia Cristiana.

Además, el futuro jefe de las finanzas públicas tiene línea directa con el Congreso. Le tocó personalmente convencer a senadores de la Alianza, como Pablo Longueira y Evelyn Matthei para apoyar la reforma previsional del primer gobierno de Bachelet, e integró hasta antes de su designación en Hacienda el Comité de Asignaciones Parlamentarias. Con el área económica bajo el control de su equipo de confianza, Arenas podrá concentrarse en ganar influencia política.

De izquierda a derecha: Nicolás Eyzaguirre, Heraldo Muñoz, Paula Narváez, Paula Walker, Máximo Pacheco.

EL CLUB DE NUEVA YORK

Con el nombramiento de Paula Narváez como jefa de gabinete, Bachelet reveló nuevamente una tendencia que ha seguido en su designación de altos cargos: confiar en personas con las que cultivó una relación personal mientras estaba viviendo en Nueva York. De hecho, además de ella, otra ex colaboradora de su época en ONU Mujeres desembarcó en un cargo de confianza: Paula Walker, jefa de prensa en su primer período y en la organización internacional, estará a cargo de la Secom, puesto que en el primer gobierno ocupó el periodista Juan Carvajal y que se transformó en uno de los hombres más influyentes de su administración.

Narváez y Walker forman parte del selecto grupo de personas que tuvieron contacto con la mandataria en Estados Unidos. Entre ellos, se cuentan Heraldo Muñoz (PPD) -quien era director regional del PNUD y que incluso fue vecino de Bachelet en Manhattan-, Nicolás Eyzaguirre (PPD) -quien en esa época vivía en Washington como director del FMI para el Hemisferio Occidental- y Máximo Pacheco (PS), que en su época como presidente para Europa, Medio Oriente y África de International Paper viajaba frecuentemente a Nueva York a visitar a su hija, la socióloga Paula Pacheco (PS), quien también cultivó un lazo con la mandataria. En el nuevo gobierno será jefa de gabinete de Mahmud Aleuy. Otro nombre de los contactos en Nueva York que podría aterrizar en el gobierno es el ex intendente Igor Garafulic (PPD), asesor de Muñoz en el PNUD, y quien está en conversaciones para asumir como su jefe de gabinete en la Cancillería.

Muñoz, Eyzaguirre y Pacheco son reconocidos como ministros “empoderados”, que sólo responderán ante Bachelet, ya que tienen posturas independientes al interior de sus partidos, y son profesionales altamente competentes para carteras como Relaciones Exteriores, Educación y Energía, que representan áreas complejas y los principales desafíos inmediatos del gobierno.

Por eso, en el diseño inicial tendrán amplio margen de maniobra; además, tienen buenas relaciones con Peñailillo y Arenas.

vía Qué Pasa.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 marzo, 2014 en Política

 

Etiquetas: , , ,

El Movilh califica al gobierno de Piñera como “pionero” en materia anti discriminación

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) realizó este miércoles una evaluación del gobierno de Sebastián Piñera, destacándolo como “pionero” en materia de iniciativas para combatir la discriminación por orientación sexual, así como también el que “más escuchó, atendió y dialogó” con el colectivo.

En su “balance”, el Movilh destacó que la actual administración “impulsó iniciativas pioneras para erradicar la discriminación a lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (Lgbti), siendo su período un aprendizaje tan positivo como inesperado, que contribuyó a aminorar mitos y prejuicios sobre un sector social, las minorías sexuales, y sobre un bloque político, la derecha”.

La organización destacó la apuesta del gobierno de Piñera, pese a que los propios partidos de la Alianza se mostraron, en general, contrarios a avanzar en esta materia, señalando a la UDI como “el partido que más ha ofendido y dañado la dignidad de la población Lgbti, y a RN, una colectividad presidida por uno de los personajes más homofóbicos del país, el senador Carlos Larraín”.

“Con un panorama mayoritariamente contrario a la diversidad sexual en su propia casa política, resultó ser que el gobierno de Piñera se convirtió en el que más escuchó, atendió y dialogó con los movimientos Lgbti, así como el que más políticas públicas implementó y medidas legislativas impulsó o respaldó para contribuir a derribar la homofobia y la transfobia”, indicó el Movilh.

Resaltó el 2012, año en que se vio incluida la consulta sobre las parejas del mismo sexo en el Censo, además de aprobarse la Ley Antidiscriminación, “donde Piñera contó con más respaldo de la oposición que de su propia Alianza”.

“Visto así, los avances pro minorías sexuales impulsados en el período 2010-2014, tienen su explicación en los principios y la figura de Piñera, apoyado por un equipo liberal de la derecha que lo acompañó tanto en el gobierno como el Congreso. Es decir se avanzó por Piñera y por una derecha liberal que siempre fue minoritaria en los altos cargos de RN y casi inexistente en la UDI”, indicó la organización.

Por último, el Movilh señaló que la deuda de la administración Piñera es “su promesa liberal estrella”, la ley de Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), “que no logró aprobarse por la presión homofóbica de gran parte de su propio sector político, pese a los esfuerzos del grupo liberal encabezado para estos efectos por la ministra secretaria general de Gobierno, Cecilia Pérez”.

vía The Clinic Online.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 marzo, 2014 en Miscelaneo, Política

 

Etiquetas: ,

Declaran Zona Típica el entorno de dos iglesias patrimoniales de Chiloé

Los alrededores de la Iglesia de Colo, en Quemchi, y de la Iglesia de San Juan, en Dalcahue, fueron reconocidos por el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) como Zonas Típicas con el fin de mantener el paisaje y proteger las centenarias construcciones.

Iglesia de San Juan Bautista. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

El reconocimiento fue solicitado por la Fundación Amigos de las Iglesias de Chiloé, institución que se dedica a preservar el patrimonio de las 16 iglesias de Chiloé declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000 y de la que son parte las iglesias de Colo y de San Juan. Para cuidar este patrimonio, la fundación cuenta con el Museo de las Iglesias, ubicado en Ancud, en donde se puede conocer la historia y ver piezas únicas que se han rescatado de las restauraciones de estos templos.

La Iglesia de Colo se caracteriza por estar rodeada de cerros y por tener una vista hacia el Fiordo de Castro. Además, como está al final de las únicas casas del sector, tiene un ambiente muy tranquilo y un cementerio que hacen que el lugar sea único.

Más detalles y fotos de las iglesias a continuación.

Por su parte, la Iglesia de San Juan, está en medio de un ambiente muy típico que hay en Chiloé en donde se mezcla el campo con el mar, lo que se ve claramente en los alrededores de la iglesia, porque está a sólo unos metros del mar, rodeada de barcos de los pescadores y muy cerca de los campos del sector.

Iglesia San Antonio de Colo. © Andrea Manuschevich para Plataforma Urbana.

Como parte de nuestro recorrido por Castro y sus alrededores, visitamos las iglesias de Colo y de San Juan, las que se pueden ver en la Guía Urbana de Chile.

vía Plataforma Urbana.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 marzo, 2014 en Miscelaneo, Política

 

Etiquetas: , ,

El juicio de Maturana: Le debo todo a un Chile que no existe, uno de educación gratuita

Humberto Maturana cuenta que cuando niño vivía en una mediagua. Que su madre era asistente social y que en los momentos en que las cosas mejoraron se cambiaron junto a su abuela a un cité. Dice que si hubiera nacido en estos tiempos, su suerte hubiera sido muy distinta a la que en definitiva tuvo: convertirse en médico de la Universidad de Chile, neurofisiólogo del University College de Londres, doctor en Biología de la Universidad de Harvard, autor de decenas de libros, entre ellos clásicos como El árbol del conocimiento y El sentido de lo humano.

Dice que esa suerte se llama educación gratuita. Y también salud gratuita: “Me enfermé del pulmón y la medicina pública me mantuvo gratis un año en el hospital y un año en el sanatorio… ¡Yo se lo debo todo a este país! ¡Todo! Sin la medicina pública, yo no me mejoro; sin la educación pública yo no puedo llegar a la universidad; sin la universidad gratuita… Y ahora resulta que me entrevistan porque soy una persona ‘tan importante’ y si me preguntan a qué se lo debo, les digo: al país, a Chile”.

Preocupado por el rumbo del debate en torno a la educación, el científico piensa que el primer problema es que los actores en el conflicto -autoridades y estudiantes-no están en el mismo plano.

“El gobierno honestamente quiere ayudar a corregir errores, deficiencias. Pero los estudiantes están pidiendo una cosa distinta: generar un espacio de convivencia en el cual no se cometan esos errores. No es un tema de voluntad, es un tema que tiene que ver con la comprensión de la naturaleza de lo que se pide o lo que se desea y la disposición de hacer algo. Sí, el gobierno corrige errores, compensa deficiencias, para compensar situaciones particulares… y no resultan satisfactorias, porque lo que se está pidiendo es una cosa radicalmente distinta”.

¿Son necesarios cambios de fondo en la educación?
Depende de cómo convivamos, de cuál sea nuestra actitud síquica. Si hay desigualdad o discriminación en la educación, quiere decir que hay una actitud fundamental que tiene que ver con que en el fondo se siente que la desigualdad es legítima. Si yo pienso que hay seres humanos de primera y de segunda clase, simplemente voy a separar a los de primera y segunda clase. Si pienso que hay seres humanos inteligentes y otros no tan inteligentes, los voy a separar. Y todos los seres humanos son esencialmente igual de inteligentes, porque la inteligencia tiene que ver con la plasticidad conductual en un mundo cambiante… y la plasticidad conductual que se requiere para vivir en el lenguaje es tan gigantesca, que si estamos en el lenguaje somos igualmente inteligentes.

Pero hoy en Chile el factor fundamental de desigualdad es el hogar donde nacemos; eso nos determina…
No nos determina. Constituye un punto de partida que no tenemos por qué conservar. Si reconocemos que, primero, todos los niños son igualmente inteligentes; que el que sigan un camino u otro no depende de su inteligencia sino del entorno; que las dificultades de los estudiantes no son nunca relacionadas con la inteligencia, sino que son del espacio emocional, particularmente en los niños más pequeños, entonces tenemos que preocuparnos de ese entorno en el cual los niños nacen atrapados, en un espacio que los deja segregados de partida, no por su condición humana sino por su condición circunstancial económica. Entonces tengo que modificar las circunstancias en que nació, no generar más discriminación. Por ejemplo, si genero colegios de excelencia y otros de no tanta excelencia, ¿qué estoy haciendo? Por supuesto que ahondando la diferencia, condenando a aquellos niños que se encontraron por circunstancias de la historia naciendo en un ámbito restringido, que les impide transformarse adecuadamente en su crecimiento como miembros de la comunidad, estoy condenándolos a algo que no es legítimo para ellos, siendo igualmente inteligentes que los otros.

El argumento del gobierno es que lo fundamental es la libertad de educar…
Es que no hay libertad de educar o de elegir si estoy en condiciones diferentes. Para que yo tenga libertad de escoger y otra persona a mi lado también la tenga, tenemos que estar en la misma posición inicial. Si quiero evitar esas discriminaciones, esas brechas, tengo que generar las condiciones para que este niño pueda tener las mismas posibilidades para el desarrollo de sus preferencias que este otro.

¿Hay herramientas para lograrlo? Tal vez hay que plantearlo como el gran objetivo… ¿o ya lo es ?
Yo creo que no, porque hay diferencias que tratamos como legítimas: si este niño nació en una cuna dorada y este otro nació en una cuna gris, decimos “circunstancias de la vida, no tengo nada que hacer”. Frente a esa actitud, lo único que haré es ahondar las diferencias. En cambio, si pienso que ésta es una situación accidental que no quiero que suceda, porque es ilegítima para un vivir humano cuando uno quiere un vivir democrático, entonces haré algo para que tengan condiciones de vida iguales.

¿Por qué cuesta tanto convencernos de esto que parece tan básico: que somos todos iguales y merecemos las mismas oportunidades?
Porque no se piensa que son iguales. De cierta manera no somos iguales: somos hombres y mujeres, somos altos y bajos, somos gordos y delgados… no somos iguales. En lo que somos iguales es en la inteligencia. Tenemos que cambiar nuestra psiquis, tenemos que aceptar que es cierto que hay una discriminación que no tiene ninguna justificación, que es un accidente histórico que queremos corregir. En la historia de Chile este reconocimiento de igualdad fundamental se ha intentado de varias maneras. En la Constitución del año 1925, con la declaración de que la educación es responsabilidad del Estado y que tiene que ser igual para todos. Y para que sea igual para todos se crea la educación primaria gratuita. Y se hace una concepción de lo fundamental que tiene que aprender un niño para ser un ciudadano legítimo. Eso es muy potente. Pero nos olvidamos de eso, porque la educación ya no es una responsabilidad del Estado, no está en la Constitución.

¿Y quién tiene la responsabilidad de dar el primer paso?
Bueno, todos: el gobierno, los políticos de una denominación y otra, las empresas, los ciudadanos. Todos tenemos la responsabilidad porque es un problema de nuestra convivencia democrática. Y cuando los jóvenes se manifiestan, no llaman la atención simplemente para decir “aquí estoy”, sino para invitar a la acción.

Cuando comenzaron las movilizaciones, el año pasado, las demandas eran netamente estudiantiles; pero después derivaron a otros temas, y se les criticó mucho, se decía: “Qué tienen que estar pidiendo cambios en la Constitución o una reforma tributaria”.
Todas esas cosas tienen interconexiones. Por ejemplo, hay que revisar la Constitución porque le da el carácter al país. Es completamente distinto tener una constitución que dice que la educación es un tema de competencia pública porque pertenece al espacio del mercado, a decir que la educación es un tema de responsabilidad pública porque pertenece a la noción de país que queremos hacer.

¿Qué carácter nos da la Constitución actual?
Si tengo en un momento determinado una constitución que dice “la educación es responsabilidad del Estado”, se toman ciertas medidas en un momento histórico particular que resultan en que efectivamente se mejora la capacidad de la comunidad. Hoy vemos que son los jóvenes los que están quejándose, pero muchos de los adultos que los escuchan pertenecieron a una historia distinta del espacio educacional. Yo mismo, por ejemplo. El cambio de la educación se hizo en 1980. Y todas las personas que tienen cincuenta años, sesenta años, vivieron una educación distinta, que hizo posible un país enorme. Cuando en Chile se produce el golpe militar, se produce un cambio radical y Chile no se desmorona. ¿Se ha preguntado usted por qué no se desmorona? Fíjese que en Cuba, cuando se produce la revolución, Cuba se desmorona, y tienen que ir de México, de Chile, de Colombia, de aquí y allá, una cantidad enorme de gente que va a apoyar eso que es nuevo, con la esperanza de que sea algo efectivamente nuevo, porque el país perdió toda o gran parte de su capacidad creativa. En Chile, se va gente con la reforma universitaria, se va gente porque vino Allende, se va gente por el golpe militar… y el país sigue vivo, sigue con capacidad intelectual, sigue con capacidad creativa, ¡sigue con capacidades! ¿Y de dónde venían esas capacidades? ¿Del extranjero? ¡De aquí, de Chile! De todo lo que había pasado hasta 1973 en la educación.

Pero esa educación llegaba solamente a unos pocos. Hoy existe educación, buena o mala, para muchos.
La población era menor, así que esos pocos significaban muchos para el país. No estoy diciendo que se resolvieron todas las cosas. Pero se siguió un camino, y ese camino, cuando viene el golpe y el éxodo, igual deja al país todavía con una capacidad productiva y creativa enorme. No estoy diciendo volvamos atrás: estoy diciendo que no miremos en menos nuestra historia. El sistema educacional que se creó ahondó las diferencias. ¿Entonces cuál es la queja de los jóvenes? Por favor, hagamos algo, no nos condenemos a estar discriminados como si fuésemos unos más inteligentes que otros, cuando no es el caso.

¿El problema de la desigualdad educacional sirve para explicar otras cosas que pasan en Chile, como la delincuencia, la discriminación…?
Yo creo que sí. Porque implica una psiquis, un modo de pensar que no pertenece exclusivamente al ámbito de la educación, pero allí se manifiesta, allí se puede ver. Es un modo de pensar que valida la discriminación, que pone un criterio de vivir que se llama excelencia, éxito, progreso, crecimiento…

Todas palabras que consideramos…
¡Discriminadoras!

Iba a decir “muy positivas”…
Sí, claro, pero son discriminadoras. Por ejemplo, el éxito. ¿Y qué es el éxito? Que yo soy mejor que el otro. Con lo cual conservo todas las cosas que me hacen mejor que el otro, vivo en competencia. ¿Y es mejor el que gana la competencia? ¿Es intrínsecamente mejor?

¿Y por qué no lo es?
Porque no es mejor intrínsecamente, sólo circunstancialmente. Una diferencia circunstancial la trato como intrínseca y genero una discriminación tremenda. La vida cotidiana de un país no es una competencia olímpica. Es otra cosa. La democracia es un espacio de colaboración en un proyecto común. Ésa es la intención de la democracia. Ésa es la obra de arte de la democracia.

¿Existe la posibilidad de que nos juguemos asuntos de fondo en las próximas elecciones?
Claro que existe la posibilidad. Lo que habría que hacer es realizarla: hay posibilidad porque hay una transición, una elección de un pensar… Ahora, ¿queremos hacer eso o no? ¿Tomamos efectivamente en serio esto de que es una transición de un pensar, una transición de una posición síquica distinta en un caso y en otro? Eso va a aparecer en la conversación. El problema con las elecciones es que las vivimos siempre como oposiciones.

Pero en las elecciones tiene que haber un ganador…
No tiene que haber un ganador: tiene que haber un elegido. Es distinto. Porque lo que hace una elección es asignar responsabilidad. Pero si yo lo pongo como ganador, la reacción es: “¡Ganamos, ahora tenemos el poder!”.
(*) Fuente/revistaquepasa/30.08.2012

¿PARA QUÉ SIRVE LA EDUCACIÓN?
Quiero empezar con el “para qué” por una razón muy simple. Porque si uno se pregunta ¿sirve la educación actual a Chile y a su juventud?, uno está haciendo la pregunta desde el supuesto de que todos entienden lo que la pregunta pide. Pero ¿es cierto eso? La noción de servir es una noción relacional; algo sirve para algo en relación a un deseo, nada sirve en sí. En el fondo la pregunta es ¿qué queremos de la educación? Pienso que uno no puede considerar ninguna pregunta sobre el quehacer humano en lo que se refiere a su valor, a su utilidad, o a lo que uno puede obtener de él, si uno no se pregunta lo que quiere. Preguntarse si sirve la educación chilena exige responder a preguntas como: ¿qué queremos con la educación?, ¿qué es eso de educar?, ¿para qué queremos educar?, y, en último término, a la gran pregunta: ¿qué país queremos?

Pienso que uno no puede reflexionar acerca de la educación sin hacerlo antes o simultáneamente acerca de esta cosa tan fundamental en el vivir cotidiano como es el proyecto de país en el cual están inmersas nuestras reflexiones sobre educación. ¿Tenemos un proyecto de país? Tal vez nuestra gran tragedia actual es que no tenemos un proyecto de país. Es cierto que no podemos jugar a volver al pasado. Sin embargo, como profesor universitario me doy cuenta de la existencia de dos proyectos nacionales, uno del pasado y otro del presente, claramente distintos, uno que yo viví como estudiante y otro que encuentro se ven forzados a vivir los estudiantes actuales.

Yo estudié para devolver al país lo que había recibido de él; estaba inmerso en un proyecto de responsabilidad social, era partícipe de la construcción de un país en el cual uno escuchaba continuamente una conversación sobre el bienestar de la comunidad nacional que uno mismo contribuía a construir siendo miembro de ella. No era yo el único. En una ocasión, al comienzo de mis estudios universitarios, nos reunimos todos los estudiantes del primer año para declarar nuestras identidades políticas. Cuando esto ocurrió, lo que a mí me pareció sugerente fue que, en la diversidad de nuestras identidades políticas, había un propósito común: devolver al país lo que estábamos recibiendo de él. Es decir, vivíamos nuestro pertenecer a distintas ideologías como distintos modos de cumplir con nuestra responsabilidad social de devolver al país lo que habíamos recibido de él, en un compromiso explícito o implícito, de realizar la tarea fundamental de acabar con la pobreza, con el sufrimiento, con las desigualdades y con los abusos.

La situación y preocupaciones de los estudiantes de hoy han cambiado. Hoy los estudiantes se encuentran en el dilema de escoger entre lo que de ellos se pide, que es prepararse para competir en un merado profesional, y el impulso de su empatía social que los lleva a desear cambiar un orden político cultural generador de excesivas desigualdades que traen pobreza y sufrimiento material y espiritual.

La diferencia que existe entre prepararse para devolver al país lo que uno ha recibido de él trabajando para acabar con la pobreza, y prepararse para competir en el mercado ocupacional, es enorme. Se trata de dos mundos completamente distintos. Cuando yo era estudiante, como ya lo dije, deseaba retribuir a la comunidad lo que de ella recibía, sin conflicto, porque mi emoción y mi sensibilidad frente al otro, y mi propósito o intencionalidad respecto del país, coincidían. Pero actualmente esta coincidencia entre propósito individual y propósito social no se da porque en el momento en que uno se forma como estudiante para entrar en la competencia profesional, uno hace de su vida estudiantil un proceso de preparación para participar en un ámbito de interacciones que se define en la negación del otro bajo el eufemismo: mercado de la libre y sana competencia. La competencia no es ni puede ser sana porque se constituye en la negación del otro.

La sana competencia no existe. La competencia es un fenómeno cultural y humano y no constitutivo de lo biológico. Como fenómeno humano la competencia se constituye en la negación del otro. Observen las emociones involucradas en las competencias deportivas. En ellas no existe la sana convivencia porque la victoria de uno surge de la derrota del otro, y lo grave es que, bajo el discurso que valora la competencia como un bien social, uno no ve la emoción que constituye la praxis del competir, y que es la que constituye las acciones que niegan al otro.

Recuerdo haber asistido a un curso de economía dictado en la Universidad Católica por un economista de la escuela de Chicago, pues quería entender a los economistas. El centró su discurso en las leyes de la oferta y la demanda. Nos habló de los reemplazos de importaciones por producciones locales y de las exportaciones en el libre mercado, destacando las bondades de la sana competencia, etcétera. Yo le pregunté si en el encuentro mercantil hay alguna diferencia cuando los que participan en él son amigos y se respetan, con respecto a cuando no lo son, no se conocen y no se respetan. El no supo qué contestar. Por lo menos eso me reveló que era una pregunta que jamás se había hecho, porque quien se haga esa pregunta no puede sino trabajar para obtener una respuesta, pues se trata de una pregunta fundamental. No es lo mismo un encuentro con alguien que pertenece al mundo de uno y a quien uno respeta, que un encuentro con alguien que no pertenece al mundo de uno y que es para uno indiferente, aunque esto sea en la simple transacción mercantil que nos parece tan obvia y tan clara. No es lo mismo porque las emociones involucradas son distintas.

De modo que los jóvenes chilenos están ahora, implícita o explícitamente, empujados por el sistema educacional actual a formarse para realizar algo que no está declarado como proyecto nacional, pero que configura un proyecto nacional fundado en la lucha y la negación mutua bajo la invitación a la libre competencia. Aun más, se habla de libre competencia como si esta fuese un bien trascendente válido en sí y que todo el mundo no puede sino valorar positivamente y respetar como a una gran diosa, o tal vez un gran dios, que abre las puertas al bienestar social, aunque de hecho niega la cooperación en la convivencia que constituye lo social.

vía Revolución.

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 marzo, 2014 en Miscelaneo, Política

 

Etiquetas: ,