RSS

Allende, Bolivia y el Mar

20 Feb

El recurso de la “sangre derramada” y el de que el mar es “nuestro” caen en la falacia, pues todo se ha hecho siempre en nombre de la oligarquía tanto nacional como transnacional.

La patética expresión “matón de barrio” utilizada por el PS, Osvaldo Andrade, para referirse a Evo Morales, responde a la política de ninguneo que se ha tomado desde el oficialismo, al no reconocer como interlocutor válido al presidente de la nación plurinacional de Bolivia, país vecino que recuperó sus recursos naturales y crece al 6,8%, con el cual pese a su exitoso modelo no tenemos relaciones diplomáticas. De hecho, carecemos de embajada y es por eso que han tenido que acudir a recursos desesperados como el Tribunal de la Haya y la mediación papal.

El territorio boliviano en las costas del mar Pacífico fue arrebatado por los chilenos a orden del imperialismo salitrero británico en 1879 en el marco de la “Guerra del Pácífico“. El descubrimiento del guano y el salitre como actividad productiva extractiva explotada por transnacionales, echó mano al nacionalismo del “roto” chileno, estupenda carne de cañón, para que posteriormente no obtuviera ningún tipo de beneficio. Los “gringos” así como no trepidaron en saquear tampoco lo tuvieron para explotar también al pueblo con terribles condiciones laborales, que se condensan en la Matanza de la Escuela Santa María de Iquique, a comienzos del siglo pasado.

Es por eso que el presidente Allende manifiesta una vez asumido en La Moneda en 1970 que “en este plan de reparación de injusticias (Ha declarado la restitución de las relaciones diplomáticas con Cuba), también he resuelto que el hermano país de Bolivia retorne al mar. Se acabe el encierro que sufre desde 1879 por culpa de la intromisión del imperialismo inglés. No se puede condenar a un pueblo a cadena perpetua…Un pueblo que esclaviza a otro pueblo no es libre”. Teniendo en cuenta esto, se comprenden los dichos de Evo respecto a que “Allende era un verdadero socialista, no como los falsos de ahora en Chile”, que ciertamente no aluden al PS ni a Andrade, sino a la socialdemocracia en su conjunto, en esta administración concertacionista mayorista, que sistemáticamente ha roto el diálogo con Bolivia.

Hoy a más de un siglo, cuando Rusia acuerda tratados con los países Árabes y Estados Unidos reanuda relaciones con Cuba, la soberbia chilena mantiene el dogma de los tratados provenientes de un conflicto transnacional, y hoy traemos desde África recursos como gas y carbón, cuestión cara y sucia, para continuar amparando una matriz energética que no es otra cosa que un negocio monopolizado en Aes Gener, Colbún y Endesa, y el triunvirato mortal de carbón extraído en Isla Riesco, las navieras de Von Appen que lo trasladan causando desastres como el de Quintero, y las termoeléctricas que son un 63% de la fuente de energía para mineras sin royalty que envenenan a nuestros pueblos, convirtiendo a Chile en una Zona de Sacrificio.

Sumado al tema energético, está que el 70% de la carga del puerto de Arica es boliviano, mientras que en Iquique es del 49%. Los beneficios comerciales de un puerto administrado por los Estados de Chile y Bolivia serían más que convenientes, más si consideramos la privatización de la que son presos los 57 puertos a lo largo de nuestros 4 mil kilómetros de costa.

Cuando se alude que el mar es chileno, como ciudadanos debemos caer en cuenta que fue a costa de una guerra planteada por el capitalismo foránea para saquear los recursos naturales, además de que hay un centenar de playas privadas, otro millar de contaminadas por los ya tristemente celebres ductos de la Celulosa Arauco del Grupo Angelini, por las termoeléctricas con base a carbón, además de todos los desechos vertidos por mineras privadas, e incluso de la estatal CODELCO, que suben la temperatura del mar, los niveles de CO2, y de mercurio, contaminando el ecosistema marino.

Poco cuidamos nuestro mar, explotado por pesqueras japonesas amparadas por la Subsecretaría de Pesca que les otorga permisos aludiendo “pesca científica” para extraer atún en miles de toneladas en Isla de Pascua, además de otras nacionales propiedad de la elite política y empresarial, esas siete familias que han liquidado la pesca artesanal, y los recursos marítimos a causa de la pesca de arrastre, todo esto amparado jurídicamente por la Ley de Pesca, que en su nueva modalidad “sustentable” y con GPS incluido, mantiene los estándares de devastación y concentración de los recursos a perpetuidad.

vía El Reverde.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 febrero, 2015 en Política

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: