RSS

Archivo de la etiqueta: Bachelet

El entramado del nuevo poder

Michelle Bachelet desplazó a las dirigencias tradicionales de los partidos y creó un nuevo mapa de influencia para su segunda administración. Por un lado, el eje Peñailillo-Arenas, que manejará el poder político y económico, ya desplegó un numeroso contingente de cercanos en puestos clave. A ellos se suma la red personal que la futura presidenta tejió en Nueva York y que ha comenzado a demostrar su peso.

Fue al estilo del bacheletismo: a través de un breve comunicado de prensa, a las tres de la tarde del miércoles 26, el equipo de la futura mandataria informó que Paula Narváez será su jefe de gabinete, sorprendiendo a buena parte de la dirigencia de la Nueva Mayoría.

Entre varios políticos del sector se daba como un hecho que el cargo sería ocupado por Harold Correa, actual jefe de gabinete de Carolina Tohá y uno de los más cercanos al designado ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo. Por eso, el nombramiento fue visto en círculos del futuro oficialismo como un primer traspié del hombre de confianza de Michelle Bachelet.

Narváez es cercana a Paula Walker, designada como jefa de la Secretaría de Comunicaciones del próximo gobierno. Ambas coincidieron trabajando para Bachelet en Nueva York y se vinculan con el sector de la Nueva Izquierda del Partido Socialista. A esta tendencia también pertenece Mahmud Aleuy, futuro subsecretario del Interior y cuyo protagonismo este verano resolviendo los errores en las designaciones de subsecretarios se ha enfrentado con el bajo perfil de Peñailillo.

Todas las señales que ha dado Bachelet comienzan a revelar cómo será el mapa de poder y la correlación de fuerzas de su segundo gobierno. A diferencia de la vez anterior, la mandataria dejó fuera de la primera línea a figuras tradicionales de los partidos y privilegió a quienes han construido relaciones personales con ella. El eje central sigue siendo el mismo que lideró la campaña: la dupla de Peñailillo y el ministro de Hacienda, Alberto Arenas. El primero llega acompañado de un numeroso contingente de jóvenes militantes del PPD -la denominada G-90-, a quienes ha desplegado en varios ministerios; el segundo desembarca con un equipo de técnicos de confianza de distintos partidos que se extiende por toda el área económica.

Un tercer grupo incluye a figuras de peso político propio, como Nicolás Eyzaguirre, Heraldo Muñoz y Máximo Pacheco, quienes cuentan con autonomía para sus respectivas áreas y mantuvieron estrecho contacto con la futura presidenta mientras vivía en Estados Unidos. Aunque en la Nueva Mayoría aún están pendientes de los próximos nombramientos en puestos estratégicos, como el Segundo Piso de La Moneda, estos tres ejes son los que contarán con mayor influencia a partir del 11 de marzo.

LA REVANCHA DE LA G-90

Es una generación que en los 90 se destacó en las federaciones estudiantiles, que lograron perfilar a las juventudes del PPD, y en la década del 2000 aprendieron el funcionamiento del aparato estatal trabajando activamente en los gobiernos de Ricardo Lagos y Bachelet, pero que sin embargo siempre habían estado en la segunda fila de la política. Hasta ahora.

Tras el nombramiento de Rodrigo Peñailillo como jefe del equipo político, el nuevo ministro del Interior ha desplegado con rapidez a su gente en cargos clave del nuevo gobierno. Por primera vez, la G-90 pasará de ser un grupo de amigos y eficientes operadores políticos a detentar poder real.

De su red de confianza al interior del PPD se designó a dos subsecretarios: su brazo derecho, Juan Eduardo Faúndez, quien quedó al mando de la Subsecretaría de Servicios Sociales, repartición que coordina los bonos y financiamiento solidario a los sectores más vulnerables; y Carolina Echeverría a la cabeza de la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas, la única de las autoridades cuestionadas este verano a quien Peñailillo salió a defender personalmente: “Todos conocemos a Carolina Echeverría y sabemos su compromiso en materia de derechos humanos”, señaló ante las acusaciones por el rol de su padre en el régimen militar.

En el círculo del nuevo ministro también se encuentran Gabriel Sepúlveda y Adolfo Galindo, que trabajaron en la campaña y ahora serán jefes de gabinete de los ministros de Energía y Minería. Si bien son dos reparticiones técnicas, los nombres fueron impulsados por Peñailillo para que las carteras -que deben lidiar frecuentemente con conflictos sociales- tengan un canal de comunicación directo con Interior.

Entre los hombres del grupo se cuentan, además, al ex administrador de La Moneda y amigo de infancia de Peñailillo, Cristián Riquelme -quien corre como favorito para volver a ocupar el cargo, ya que su rol fue bien evaluado-; Nicolás Cruz, responsable de la estrategia digital de Bachelet; y el abogado Héctor Cucumides, quien formará parte de su staff en La Moneda y es hermano de Carolina Cucumides, antigua aliada de Peñailillo y con quien compartió la presidencia de la juventudes del PPD a inicios del año 2000. Se suma al grupo Carlos Henríquez, quien integró la comisión de Educación del comando, y la futura intendenta de Aysén, Ximena Órdenes.

En el PPD los definen como una nueva corriente que toma fuerza al interior del partido, paralela a las tradicionales tendencias del girardismo y el laguismo. Se caracterizan por ser un grupo hermético, con mucha disciplina y lealtad entre sus miembros -“Nos queremos, nos defendemos y nos ayudamos”, dice uno de sus integrantes-, que no pertenecen a la elite política y se destacan por la meritocracia en la forma como han forjado sus carreras.

Se ubican en la vereda opuesta de Guido Girardi, a quien le critican su forma de hacer política. Aunque Sergio Bitar ha apadrinado a la G-90, y los ha incentivado para que se capaciten y profesionalicen realizando estudios de posgrado, en el partido aún se les critica que no son un grupo ideológico y que les ha costado armar una identidad política clara. De todas formas, ellos se consideran a sí mismos liberales en lo valórico y representantes de una socialdemocracia moderna y que, al contrario de los tecnócratas, saben forjar redes y tener manejo político para solucionar en forma eficiente los problemas de la administración pública.

Un episodio que marcó a fuego al grupo fue el caso Chiledeportes, que estalló el 2006, el primer año del gobierno de Michelle Bachelet, cuando de esa repartición se filtró un mail con supuestas asignaciones de recursos para comunas de diputados PPD. Aunque la denuncia investigada por la fiscalía no quedó en nada, la presión política y de la prensa llevó a la destitución del director metropolitano de Chiledeportes, Orlando Morales, y a la renuncia de Harold Correa como jefe de gabinete del vocero de gobierno, Ricardo Lagos Weber, para evitar que el caso siguiera escalando. Hoy entre los miembros de la G-90 dicen que fue una acusación injusta, producto de una vendetta al interior del partido y que los volvió más cautelosos y desconfiados de la prensa y de los dirigentes políticos. Nunca perdonaron a Jorge Schaulsohn por haber amparado las denuncias, pero tampoco a Lagos Weber por haber permitido la salida de Correa. Éste sólo logró volver al gobierno años después, cuando Bitar lo contrató como su jefe de gabinete en Obras Públicas.

El caso les pena hasta hoy. En la G-90 creen que el que se filtrara desde el comando el nombre de Correa como jefe de gabinete de Bachelet fue una operación política contra Peñailillo para evitar su designación. Si bien confían en que terminará ocupando otro alto cargo en La Moneda -en enero trabajó codo a codo con Peñailillo en las oficinas de Tegualda-, el episodio se suma a la oleada de críticas que el equipo del futuro ministro recibió desde la Nueva Mayoría por la forma en que revisaron los antecedentes de las nuevas autoridades de gobierno.

Están alertas. En el grupo afirman que ya no tienen la misma inexperiencia de la época de Chiledeportes y ahora sabrán hacer valer su peso, más aún con Peñailillo como el encargado de la coordinación política de la Nueva Mayoría. La primera tarea será tener una reunión como grupo político para definir la agenda de los próximos cuatro años. En abril, el PPD definirá la fecha de las elecciones internas y la G-90 deberá decidir si intentarán tomarse el partido con una lista propia. Otra definición a largo plazo es la candidatura presidencial de 2017. Ahí ya hay una pista: varios miembros del grupo, incluido Peñailillo, conformaron el comando de campaña de Carolina Tohá para ser alcaldesa de Santiago, y algunos se quedaron trabajando con ella hasta hoy en la municipalidad.

EL EJE DE TEATINOS 120

Alberto Arenas (PS) ya ganó su primera batalla antes de asumir. El economista no sólo se quedó con la influyente cartera de Hacienda: Bachelet lo ungió, además, como el encargado de implementar el programa de gobierno, quitándole poder a la Secretaría General de la Presidencia que encabezará Ximena Rincón y que lleva las relaciones con el Congreso.

No sólo la reforma tributaria, sino la educacional y la constitucional pasaron bajo su supervisión como jefe programático de Bachelet. Ahora será un ministro con amplios poderes, similar al modelo de Andrés Velasco hace ocho años. Una gran victoria considerando que al inicio de la campaña era mirado con recelo por el mundo empresarial.

Así como en 2006 Velasco desembarcó junto al equipo de Expansiva, Arenas tejió una red que abarcará puestos clave no sólo en el equipo económico, sino en ministerios sectoriales. Son gente de su máxima confianza, vinculada en su mayoría a la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile y -a diferencia de Peñailillo y la G-90-, con un sello político transversal. Además, comparten el haber trabajado en segunda fila durante los gobiernos de la Concertación y tener un perfil meritocrático. “Ha tenido una política conservadora: convocar a gente que él conoce cómo trabaja”, explica un economista cercano a Arenas.

Durante el gobierno de Sebastián Piñera, el futuro ministro organizaba almuerzos tres veces al año para mantenerse en contacto con el grupo de economistas con los que trabajó durante su gestión en la Dirección de Presupuestos. Entre ellos, Sergio Granados, Jorge Rodríguez, Enrique Paris y Julio Valladares. Granados dirigirá la Dipres, mientras Rodríguez, Paris y Valladares serán asesores senior en Hacienda. Otro miembro de su equipo de confianza es su esposa, Jacqueline Canales. Ambos trabajaron juntos en la Dipres cuando Arenas encabezaba el servicio, y ella mantuvo su puesto de jefa sectorial durante el actual gobierno. Sin embargo, aún no está confirmado que ella se mantenga en el cargo.

El futuro ministro también consiguió que el equipo económico completo fueran nombres cercanos a él. Su subsecretario, Alejandro Micco, y el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes -ambos DC-, eran interlocutores frecuentes como asesores senior de Hacienda durante el período de Velasco. Otro de los asesores de esa época, Eric Parrado, corre como una de las principales cartas para estar a cargo de la SVS o la Superintendencia de Bancos.

Arenas logró, además, que Heidi Berner, la tercera a bordo cuando él lideraba la Dipres, quedara a cargo de la estratégica Subsecretaría de Evaluación Social, que deberá redefinir la Ficha de Protección Social, proceso que podría ampliar los receptores de beneficios y obligar a un mayor desembolso del Estado. Otro nombre es Andrés Gómez-Lobo: con el futuro ministro de Transportes tiene un lazo desde que era el negociador con Velasco y Arenas de los fondos para el Transantiago. Y se da por descontado que Michel Jorratt, quien también es cercano, asumirá en el SII o será el coordinador de la reforma tributaria.

Pero el mayor desafío de Arenas será capitalizar el poder político que le entregó Bachelet. En esa área, dos mujeres de su equipo, Andrea Palma -su ex jefa de gabinete- y la investigadora de Cieplan, Macarena Lobos, han sido claves: han trabajado desde enero en la redacción de los proyectos de ley para los 100 primeros días.

En la Nueva Mayoría esperan que Arenas ejerza como el principal negociador de las reformas. Más aún considerando que Ximena Rincón partió con un mal pie al revelar la semana pasada que aspira a ser candidata al Senado o a la Presidencia en 2017. La declaración cayó como un balde de agua fría en Tegualda, porque dejó de manifiesto que Rincón tiene agenda propia. “Fue un autogol. Imagínate cuando tenga que ir a conversar: los senadores la van a ver como futura rival y no como ministra”, reconoce un alto dirigente de la Democracia Cristiana.

Además, el futuro jefe de las finanzas públicas tiene línea directa con el Congreso. Le tocó personalmente convencer a senadores de la Alianza, como Pablo Longueira y Evelyn Matthei para apoyar la reforma previsional del primer gobierno de Bachelet, e integró hasta antes de su designación en Hacienda el Comité de Asignaciones Parlamentarias. Con el área económica bajo el control de su equipo de confianza, Arenas podrá concentrarse en ganar influencia política.

De izquierda a derecha: Nicolás Eyzaguirre, Heraldo Muñoz, Paula Narváez, Paula Walker, Máximo Pacheco.

EL CLUB DE NUEVA YORK

Con el nombramiento de Paula Narváez como jefa de gabinete, Bachelet reveló nuevamente una tendencia que ha seguido en su designación de altos cargos: confiar en personas con las que cultivó una relación personal mientras estaba viviendo en Nueva York. De hecho, además de ella, otra ex colaboradora de su época en ONU Mujeres desembarcó en un cargo de confianza: Paula Walker, jefa de prensa en su primer período y en la organización internacional, estará a cargo de la Secom, puesto que en el primer gobierno ocupó el periodista Juan Carvajal y que se transformó en uno de los hombres más influyentes de su administración.

Narváez y Walker forman parte del selecto grupo de personas que tuvieron contacto con la mandataria en Estados Unidos. Entre ellos, se cuentan Heraldo Muñoz (PPD) -quien era director regional del PNUD y que incluso fue vecino de Bachelet en Manhattan-, Nicolás Eyzaguirre (PPD) -quien en esa época vivía en Washington como director del FMI para el Hemisferio Occidental- y Máximo Pacheco (PS), que en su época como presidente para Europa, Medio Oriente y África de International Paper viajaba frecuentemente a Nueva York a visitar a su hija, la socióloga Paula Pacheco (PS), quien también cultivó un lazo con la mandataria. En el nuevo gobierno será jefa de gabinete de Mahmud Aleuy. Otro nombre de los contactos en Nueva York que podría aterrizar en el gobierno es el ex intendente Igor Garafulic (PPD), asesor de Muñoz en el PNUD, y quien está en conversaciones para asumir como su jefe de gabinete en la Cancillería.

Muñoz, Eyzaguirre y Pacheco son reconocidos como ministros “empoderados”, que sólo responderán ante Bachelet, ya que tienen posturas independientes al interior de sus partidos, y son profesionales altamente competentes para carteras como Relaciones Exteriores, Educación y Energía, que representan áreas complejas y los principales desafíos inmediatos del gobierno.

Por eso, en el diseño inicial tendrán amplio margen de maniobra; además, tienen buenas relaciones con Peñailillo y Arenas.

vía Qué Pasa.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 5 marzo, 2014 en Política

 

Etiquetas: , , ,

Cable a tierra; La matriz energética en Chile

La energía es cara en Chile y el estancamiento de la industria ya significa una amenaza real en materia de abastecimiento. Nadie duda de eso. Con esa urgencia, Máximo Pacheco pondrá a prueba su liderazgo y habilidad política para entregar certezas que descompriman al sector y a la vez eviten que Michelle Bachelet pague la temida cuenta de la luz.

Antes de concretar su reciente retorno a Chile, Máximo Pacheco Matte llevaba un buen tiempo tratando de convencer a un empresario libanés que le vendiera un departamento al frente del que tiene una de sus hijas en un edificio de la calle Enrique Foster Sur, en Las Condes. En su entorno dicen que el humo blanco salió poco antes que Michelle Bachelet oficializara el nombramiento del ex ejecutivo de International Paper como futuro ministro de Energía. En las primeras dos semanas tras el anuncio -la semana pasada viajó fuera del país-, Pacheco sólo cruzó de vez en cuando el pasillo. El nuevo hogar se convirtió en su centro de operaciones, bajo un régimen de trabajo de 12 horas diarias, con reuniones con empresarios, expertos y representantes de ONGs vinculadas a temas ambientalistas y energéticos. Quienes han visitado a Pacheco comentan que la prisa se nota en algunos detalles: el departamento aún está decorado con los muebles de su anterior dueño. El ingeniero comercial de la Universidad de Chile y miembro del PS ha confesado que no ha tenido tiempo de cambiar nada por la necesidad de adaptarse cuanto antes al cargo.

El tema energético será uno de los puntos cruciales a resolver por Bachelet a partir de marzo. El tiempo apremia: los mismos expertos que participaron en la elaboración del programa reconocen que, a diferencia de otras áreas, las reglas del juego deberán establecerse en el primer año de la administración. El actual escenario de parálisis e incertidumbre, con HidroAysén como emblema, está poniendo en riesgo futuras inversiones y amenaza con elevar considerablemente los costos de la energía, un alza que podría impactar de forma directa a los ciudadanos y convertirse en un perjuicio para el gobierno.

Aun cuando en la campaña el debate energético se mantuvo en un bajo perfil, las visiones difirieron al interior del propio comando. Uno de los puntos que generaron mayor discusión en la comisión encabezada por Eduardo Bitran fue si incluir o no la palabra “crisis” en la descripción del panorama del sector. Los expertos vinculados al área ambiental se oponían, al considerar que este concepto generaba presión para solucionar los temas en un corto plazo, y podía derivar en que se favorecieran proyectos con estándares más bajos. Sin embargo, finalmente se impuso la otra visión.

“No se puede chutear el problema”, asegura uno de los participantes en el equipo de Bachelet.

El primer plazo ya está fijado. En el programa se estableció que una de las metas para los primeros 100 días de gobierno será acordar una Agenda de Energía, que incluya una política nacional sobre el tema. Pacheco quedó con la misión de proponer a la futura presidenta la forma en que se dará cumplimiento a ese compromiso. Un área preocupa en especial a los cercanos a la nueva mandataria: que cualquier avance cuente con la validación ciudadana, porque se estima que los proyectos hoy son inmediatamente mal mirados, sin importar si son buenos o malos ni tampoco la tecnología de generación.

“El resultado puede ser el mismo, pero lo que importa es que haya una instancia de diálogo, que la gente entienda que fue considerada y que no le impusieron una solución”, comenta uno de los participantes de la comisión de Energía.

En el mundo empresarial están expectantes. A fines de noviembre, un día después de entregar su apoyo público a Bachelet para la segunda vuelta, el ex presidente brasileño Lula da Silva impresionó a una treintena de altos empresarios chilenos cuando, en el marco de una reunión privada organizada por la CPC, recordó cómo apostó por ir personalmente a dialogar con las comunidades que protestaban por los proyectos hidroeléctricos. Más allá de las comparaciones, la pregunta que ronda en el sector es hasta dónde Bachelet y Pacheco estarán dispuestos a invertir su capital político para sacar adelante iniciativas que puedan terminar siendo impopulares, en medio de un escenario energético que en la industria advierten como preocupante.

ALTO VOLTAJE

Hace un par de semanas, los miembros de la comisión de Energía de Bachelet entregaron a Pacheco todos los documentos acumulados durante la generación del programa. El futuro ministro además recibió papers de otros sectores. La CPC ya le hizo llegar un trabajo hecho por un grupo de académicos y consultores convocados por esa entidad, entre ellos Marcelo Tokman y Alejandro Jadresic. Y antes de la cita que reunió al futuro gabinete en las Termas de Jahuel, el mismo Pacheco se comunicó personalmente con algunos expertos del área para solicitar que le enviaran los textos que tenían sobre el escenario energético.

Para armar su equipo, Pacheco está apostando por un enfoque interdisciplinario, que convoque a jóvenes expertos con estudios en áreas no sólo vinculadas a la energía, sino también otras, como sociología y relaciones con la comunidad. Quienes han sido contactados comentan que, para reclutarlos, Pacheco está apelando a su propio ejemplo: un ejecutivo internacional que deja su alto cargo para volver en una misión al servicio del país.

Uno de los expertos que han conversado con el nuevo ministro plantea que Pacheco tiene claro que la etapa de diagnósticos ya está agotada. También que sabe que hay unanimidad en situar el episodio de Barrancones y la intervención directa de Sebastián Piñera como el gran hito del deterioro que la institucionalidad ha sufrido en los últimos años. Pero también ha afirmado que es un sector lleno de vetos, donde es complejo avanzar sin tocar los intereses de las empresas generadoras, los grupos ambientalistas o las ONG que defienden el territorio.

“Sabe que este sector es un acuario con muchos tiburones”, dicen en el mundo energético, donde agregan que Pacheco ya ha asumido que la llave para abrir el cerrojo es más política que técnica. Con todo, su nominación ha sido recibida con escepticismo en algunos sectores, incluso al interior de la Nueva Mayoría. El comentario es que si bien el currículum de Pacheco como ejecutivo es innegable, se conoce muy poco de sus pensamientos en el área energética. Algunos analistas creen también que su reconocido oficio político no necesariamente puede ser correspondido en un área tan técnica. Por otra parte, los grupos ambientalistas cuestionan que una figura vinculada al mundo empresarial asuma una cartera tan estratégica.

“Pacheco lleva diez años fuera de Chile. Es muy distinto ver la reacción que ha tenido la ciudadanía frente al desarrollo eléctrico que leerlo desde afuera como si fuera un cuento. Está entrando con ese hándicap y tampoco hay en que ensalzar tanto sus lazos con el mundo privado, porque hoy lo que importa es construir puentes con las comunidades y sus territorios”, plantea Sara Larraín, directora de Chile Sustentable.

Sus cercanos cuentan que él está al tanto de las críticas y admite que para resolver este tipo de crisis no basta con tener tranquilo al empresariado. Afirman que, por su formación, Pacheco tiene una alta sensibilidad política, y recuerdan que él fue uno de los primeros en lanzar una dura crítica al sector forestal chileno en 2005, tras la crisis de Celco y los cisnes de cuello negro en Valdivia, catalogándolo como “el peor problema de la historia” en esa área. De todos modos, otros matizan esa intervención, dado su rol articulador a favor de Carter Holt en la dura disputa legal que esta firma de Nueva Zelandia tuvo con el grupo Angelini -controlador de Celco- a mediados de los ‘90.

¿A TODO GAS?

En el equipo programático se produjo un cisma inmediato en el análisis del complejo trance energético. De entrada, en un ala quedaron los más alarmistas respecto de la urgencia de destrabar los proyectos de generación y en la otra se situaron los miembros con un perfil más regulatorio e interesado en promover una planificación estatal de largo aliento que recupere la confianza en la institucionalidad. Salomónicamente, aseguran quienes participaron del debate, estas visiones quedaron plasmadas en el programa a través de los distintos plazos que recibieron las metas que buscarán Pacheco y su equipo. Al interior de la Nueva Mayoría dicen que en estas semanas se ha notado una buena sintonía entre el ministro y la subsecretaria PPD Jimena Jara, hija del fallecido Octavio Jara Wolff, quien fuera diputado por Los Ángeles. Abogada de la UC, Jara estuvo a cargo de los contratos de suministro de la Cenabast durante la administración Piñera. Con un perfil técnico, dentro del conglomerado se destaca su participación en la campaña senatorial de Felipe Harboe en Bíobío, acción que habría apagado “cualquier duda” en relación a su compromiso político.

Acabar con el karma de los precios altos será un eje importante para las nuevas autoridades. En la industria lamentan que no haya ningún proyecto de generación relevante en construcción y remarcan que las grandes inauguraciones en el período de Piñera (Santa María, Bocamina II, Ventanas IV) corresponden a inversiones definidas con anterioridad a su llegada a La Moneda. Por lo mismo, si se toma en cuenta que las iniciativas de este tipo demoran entre cuatro o cinco años, en el mercado se da por hecho que no se incorporarán nuevas plantas durante el futuro mandato de Bachelet. “En ese ámbito, el partido ya está jugado”, reconoce René Muga, gerente general de Generadoras de Chile. La estrechez del sistema eléctrico, especialmente en el centro del país, donde además la sequía se ha convertido en una constante, ha quedado en evidencia, según los analistas, con la paralización de algunas centrales, ya sea por motivos ambientales o de ajuste operativo. El episodio más reciente fue el cierre de Bocamina de Endesa. Los precios en el mercado spot, donde las generadoras transan sus excedentes de energía, se han disparado inmediatamente cada vez que ha ocurrido un incidente de este tipo, sobre todo cuando afectan a plantas de generación más económica.

El programa contempla fomentar el uso de Gas Natural Licuado (GNL), combustible menos contaminante y que, dependiendo del poder de compra, se podría conseguir a precios razonables, aunque siempre más altos que el del carbón. Según los cálculos hechos en el comando, al menos hay 1.700 MW ociosos de generación de GNL, que han sido usados esporádicamente. En esta actividad se evalúa la opción de otorgar a ENAP un rol articulador con los privados que permita, en acción conjunta, alcanzar un poder de compra que signifique la obtención de precios atractivos y capaces de solventar una generación relevante, considerando la capacidad ociosa mencionada y eventualmente facilitando que algunas empresas transformen sus complejos existentes en ciclos combinados. En la industria dicen que, en el papel, parece una opción interesante, pero, conocidos los problemas de arrastre de la petrolera estatal, partiendo por el mismo modelo de negocios con que funciona, creen que es muy difícil apostar por el éxito de esta posible función.

Pacheco también ya tendría definido entrar de lleno a las licitaciones de las distribuidoras eléctricas, como otra forma de descomprimir a la industria. En su diseño original, se esperaba que estos procesos contribuyeran a la instalación de nuevas plantas y al ingreso de actores al mercado. Al adjudicarse una determinada porción de clientes residenciales por un lapso definido de tiempo, las empresas podrían tener las certezas necesarias para embarcarse en sus proyectos. Nada de eso ha ocurrido. Además, como ya están venciendo los contratos de la década pasada, el alza de precio resulta inevitable, lo que, por primera vez, afectaría directamente el bolsillo ciudadano a fin de mes con las cuentas de la luz. Aunque la última licitación fue adjudicada en un 80%, al no tratarse de un bloque relevante, tampoco consiguió borrar el pesimismo de anteriores licitaciones desiertas.

“Lo ideal sería licitar proyectos específicos junto a los contratos de las distribuidoras. Así de verdad también se podría invitar a nuevos actores a este mercado”, señala María Isabel González, ex titular de la CNE y actual gerente general de Energética. Esta fórmula ya se ha probado exitosamente en Brasil a partir del gobierno de Lula da Silva, aunque el modelo de ese país, con una matriz muy enfocada a la hidroelectricidad y con fuerte presencia estatal, es muy distinto al chileno.

Pero antes de dibujar nuevos escenarios con las licitaciones, en el mercado piensan que falta arreglar los descalabros que dejó la experiencia de la Central Campanario, firma que se adjudicó algunos contratos de las subastas anteriores y que luego de su quiebra dejó un forado en el sistema, del que tuvieron que hacerse cargo los demás operadores. En privado, los ejecutivos de las generadoras admiten que la ausencia de una definición en esta materia está influyendo en el ánimo del sector. “Como nadie quiere hacerse cargo de muertos, la tensión entre los mismos generadores y también en su relación con las distribuidoras sólo va ir aumentando si no se define qué pasa en casos como Campanario”, dice el director de una compañía.

Con todo, si se pudiera incorporar nueva generación o aprovechar la capacidad ociosa del gas, Pacheco ya habría tomado nota de la importancia de fortalecer la transmisión para que no se produzca un desacople. A través de la Ley de Concesiones, se podrían empujar las obras de las líneas que Elecnor e ISA se adjudicaron en 2012 para que cumplan así con los plazos. En cuanto al empalme entre el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) y el Sistema Interconectado Central (SIC), al menos en el comando se consideró que era una buena opción convertir en troncal la línea que E-CL, ligada a GDF Suez, ya ha anunciado que levantará para unir ambos sistemas y cuya construcción demorará cerca de dos años.

MINISTERIO EN CONSTRUCCIÓN

Máximo Pacheco tiene otro frente abierto. El Ministerio de Energía funciona como tal desde la mitad del primer gobierno de Bachelet. En ese período, la misión de controlar el “incendio” generado por el corte del gas argentino acaparó gran parte del trabajo de Marcelo Tokman, por lo que no se avanzó en el armado de una organización a la altura de los desafíos y responsabilidades de Energía. En la administración de Piñera, la rotación de ministros -Raineri, Golborne, Echeverría, Álvarez y Bunster- atentó contra la consolidación de una cartera con una estructura firme. Con tanto borrón y cuenta nueva, al interior de la Nueva Mayoría comentan que Pacheco ya tendría en carpeta la tarea de revisar la composición del ministerio y también ver cómo alinear su trabajo con el de la Comisión Nacional de Energía (CNE)y la Agencia Chilena de Eficiencia Energética. Dentro de estas instituciones habría malestar por la falta de recursos y recargo laboral. Los funcionarios de la CNE hicieron pública su molestia en noviembre, pocos días después de la primera vuelta presidencial, subrayando la importancia de otorgar más herramientas para que “las labores sean realizadas a la altura del servicio que regula, tarifica y norma el sector eléctrico nacional”.

La agenda de Máximo Pacheco es de alto voltaje. Con 61 años recién cumplidos este miércoles, el futuro ministro deberá probar su muñeca política y liderazgo para que la energía, vital en el crecimiento industrial del país y en el bolsillo de la gente, no le pase la cuenta a Bachelet.

vía Qué Pasa.

 
 

Etiquetas: , , , ,

El prontuario medioambiental del gobierno de Bachelet

El lunes pasado en el debate de la “Nueva Mayoría” se le preguntó a la ex Presidenta por la cantidad de termoeléctricas que se aprobaron entre 2006 y 2010. Ella respondió que “efectivamente en mi administración se aprobaron termoeléctricas contaminantes”, pero lo justificó por la falta de gas y la sequía. El Mostrador le pidió al mundo ecologista la evaluación de su mandato en estos temas.

La sombra del virus ISA, que hizo temblar a la industria salmonera en 2007 y que puso en el tapete las deficientes condiciones sanitarias del sector, hoy podría revivir: las alarmas vienen desde la Región de Aysén, donde ya se ha confirmado la aparición de algunos brotes del temido virus.

Desde Multiexport, la mayor compañía de la industria, han intentado calmar los ánimos señalando que la situación actual no se puede comparar con las condiciones y normas que existían hace seis años, y que habrían cambiado luego de la reforma impulsada por el gobierno de Michelle Bachelet.

Pero no todos son tan optimistas. La directora ejecutiva de Terram, Flavia Liberona, señala que, si bien con la nueva ley “cuyo objetivo era ir al rescate del sector, se establecieron nuevas condiciones, la nueva forma de operar de la industria, no se ha implementado completamente y hoy está nuevamente en crisis porque las medidas sanitarias no son las adecuadas”.

En opinión de Liberona la reforma a la industria del salmón y la nueva institucionalidad ambiental fueron dos temas clave que marcaron la administración del gobierno de la ex mandataria.

En el caso de la salmonicultura —que contó con un férreo respaldo estatal tras las críticas a las condiciones ambientales publicadas en el influyente The New York Times— los cambios estuvieron coordinados por el ex subsecretario de Pesca, Felipe Sandoval, que encabezaba la Mesa del Salmón, tras lo cual aterrizó en una de las salmoneras más grandes del país, AquaChile. Cambios que incluyeron un tema que sacó ronchas y que permitió que las empresas entregaran como garantía a los bancos la concesión acuícola del agua.

En cuanto a la nueva institucionalidad ambiental, proyecto estrella del gobierno de Bachelet, que creó el Ministerio de Medio Ambiente, el Servicio de Evaluación Ambiental y la Superintendencia del sector, según Liberona aunque marca una diferencia por la Superintendencia, en la práctica “en términos del proceso de evaluación ambiental no hay grandes cambios, por lo que establece una desigualdad entre las personas y las empresas con total ausencia del Estado, porque una empresa entra en el proceso de calificación ambiental y tiene más o menos dificultades, pero la mayoría son aprobados. En cambio la participación ciudadana es un saludo a la bandera, así que las cosas deben resolverse en tribunales”.

Fantasmas puntuales de la era Bachelet que hoy penan a la candidata, son, por nombrar algunos, la aprobación de la planta de cerdos de Agrosuper en Freirina —cuya evaluación ambiental fue realizada por la consultora donde trabajó la actual ministra de medio ambiente, María Ignacia Benítez— que terminó siendo cerrada por riesgo sanitario y que tuvo en pie de guerra a los vecinos del sector.

Como botón de muestra está el caso de la Termoeléctrica Castilla, que fue aprobado bajo la nueva institucionalidad pero que terminó siendo paralizado tras un fallo de la Corte Suprema que puso la lápida al proyecto de Eike Batista.

Para el Presidente del Instituto de Ecología Política, Manuel Baquedano, en términos generales la gestión ambiental de Bachelet “fue complicada, lo que se ve en que grandes proyectos en crisis hoy que muestran que aunque hubo avances institucionales, el impacto ambiental en el sistema productivo fue reguleque, más tirado para mal”.

Los hombres de negro

Quizás la arista ambiental que marcó más a fuego al gobierno de Michelle Bachelet fue la energética, que enfrentó un complicado escenario tras los cortes de envíos de gas argentino, la crisis internacional del sector y la limitada capacidad de autogeneración del país.

De esta forma los proyectos nuevos y en carpeta se convirtieron en un tema prioritario, lo que se grafica claramente en el hecho de que durante dicha administración se aprobaron 42 termoeléctricas, entre ellas la Central Campiche, de AES Gener, que contó con un férreo respaldo estatal, que junto a la empresa y en medio de un intenso lobby de la embajada de Estados Unidos, encontró la fórmula de burlar un fallo de la Corte Suprema que la detenía y la oposición de los pobladores.

El lunes pasado fue el primer debate antes de las primarias del pacto “Nueva Mayoría”. En la ocasión se le consultó específicamente a Bachelet por la cantidad de termoeléctricas que se aprobaron durante su gobierno. Ante esto la ex mandataria respondió que “efectivamente en mi administración se aprobaron termoeléctricas contaminantes y voy a decir por qué. No había gas, no había mucha agua, había sequía. Y lo que uno como gobernante tiene que hacer es tomar medidas difíciles para asegurar que haya gas, que haya agua, que haya energía en las casas”.

Flavia Liberona cree que es insuficiente la explicación, ya que el problema de fondo es la regulación. “Es una respuesta bien politiquera. Hay una suerte de disfrazar las cosas, porque la falta de energía se suplió con diesel. Además las termoeléctricas no fueron reguladas, ese es el problema y se les debe poner condiciones. No tienen regulación que les exija vida útil, que les exija tecnología, ni que regule el combustible sólido que usan. Por otra parte, los datos de que el gas se iba a cortar se sabían de antes. Se podría haber previsto la situación eléctrica y se podría haber aumentado la capacidad de algunas centrales de otra manera”, dice Liberona.

Para Manuel Baquedano el problema central es que no se diversificó la matriz energética y eso conllevó a la construcción de termoeléctricas. “Lo que hay que criticar es que en ese momento se debió cambiar la matriz y no se hizo nada. Se debió haber permitido que entraran las energías renovables o bien haber tenido un plan más agresivo de eficiencia energética. La ex Presidenta no hizo nada, simplemente dejó funcionar al mercado y eso llevó a la carbonización y proliferación de las termoeléctricas que han tenido un impacto en la salud y el medio ambiente”.

En total, fueron 126 proyectos aprobados, entre termoeléctricas, hidroeléctricas, parques eólicos y plantas solares. Muchos de los cuales contaron con una ayuda proveniente del propio Estado y radicada en el ministerio de Energía.

Conocidos como “los hombres de negro”, los ingenieros comerciales Juan José Rivas (PPD) y Jaime Bravo (PS), cumplían un rol clave apurando las iniciativas que permitirían inyectar más megawatts al Sistema Interconectado Central (SIC). Tarea para lo cual contaban con todo el respaldo del ministro de Energía, Marcelo Tokman y que generó anticuerpos en muchas reparticiones, donde vivieron las presiones de estos “fast tracker” de Energía.

Tales fueron los casos de HidroAysén —de la sociedad Endesa-Colbún y finalmente aprobado en el gobierno de Piñera—, el de las minicentrales hidroeléctricas de pasada Palmar–Correntoso en el Parque Nacional Puyehue, o el de la planta Termoeléctrica de Farellones de la cuprífera Codelco, que terminó siendo bajado por la propia cuprera.

Durante el gobierno de Piñera, la figura de los “fast tracker” terminó siendo oficializada a través del Comité Intergubernamental de Agilización de Proyectos de Inversión (CAI).
Desacuerdo atómico

La relación del gobierno de Bachelet con el mundo medioambiental fue tensa. Entre otras cosas porque mientras era candidata selló un compromiso, denominado “Acuerdo de Chagual”, con diversas organizaciones donde se comprometía a cumplir una decena de puntos, lo que se llevó adelante parcialmente. El pacto no duró mucho: en 2008 el movimiento ambientalista lo dio por desahuciado, tras la decisión del gobierno de destinar platas públicas a estudios nucleares, uno de los compromisos que garantizaba no incluir esta opción en la matriz energética.

Para Manuel Baquedano, el acuerdo en cuestión “supuso varias cosas que son adelantos, como la institucionalidad ambiental que finalmente se dotó de un ministerio, también se avanzó en una política de Parques Nacionales que aún no se resuelve en el Parlamento”.

En el tema energético, explica, “veíamos una profunda presión del mundo minero por la opción nuclear y finalmente la ex Presidenta no pudo mantener el compromiso. Le quebraron la mano”.

vía El Mostrador.

 
1 comentario

Publicado por en 17 junio, 2013 en Política

 

Etiquetas: , ,

Coordinadora de educación de Bachelet admite que la gratuidad incluirá a universidades privadas

La coordinadora de educación del comando de Michelle Bachelet, Valentina Quiroga, salió al paso esta mañana a las críticas que Andrés Allamand lanzó contra la ex mandataria el fin de semana y anunció que la gratuidad en las universidades propuesta por la ex directora de ONU Mujeres incluye a las universidades privadas.

La coordinadora de educación del comando de Michelle Bachelet, Valentina Quiroga, salió al paso esta mañana a las críticas que Andrés Allamand lanzó contra la ex mandataria el fin de semana y anunció que la gratuidad en las universidades propuesta por la ex directora de ONU Mujeres incluye a las universidades privadas.

Entrevistada en Radio Zero, Quiroga dijo que “Me impresiona la campaña del terror que han iniciado ellos: lo que dice el candidato Allamand es absolutamente falso”.

Según la encargada de educación de la candidata del PS,PPD,PC, MAS e IC, “estamos planteando una reforma a la profesión docente en base al trabajo que en gobiernos anteriores se ha tenido con el colegio de profesores […] Que esta profesión sea de las más prestigiosas y más valoradas en todo sentido en el país”.

En la misma línea, la profesional le contestó al candidato de Renovación Nacional manifestando que “nosotros entendemos la libertad de enseñanza de una manera distinta a como la entiende Allamand. Nosotros endentemos la libertad de enseñanza como la libertad de los padres para poder elegir un proyecto educativo para sus hijos. Andrés Allamand entiende la libertad de enseñanza como la libertad de emprendimiento de los privados para poner establecimientos y seleccionar a sus propios alumnos”.

De acuerdo a Quiroga “El estado tiene que garantizar calidad porque no puede ser que las familias elijan establecimientos porque uno es bueno y otro es malo”

Consultada por Patricio Fernández, director de The Clinic, respecto a si la gratuidad involucraba solo a universidades públicas, Quiroga contestó que “No, de gratuidad en la educación universitaria”.

Fernández le contrapreguntó si una persona que “va a la Universidad Adolfo Ibáñez va a ir gratis”, a lo que Quiroga sostuvo que “Efectivamente, nosotros, a ver… esto también va a ser algo paulatino. Lo que pasa es que a veces cuando uno habla solo de gratuidad se pierde el contexto, porque uno piensa que es el mismo sistema que tenemos hoy día, pero completamente gratuito. Nosotros estamos haciendo varias reformas que tienen que ir obviamente conversando y de la mano. Hay gente que dice “si es que yo hoy día me imagino esto gratis, la cuestión no funciona, como que no cuadra” y lo que nosotros estamos proponiendo primero es subir fuertemente los estándares de calidad, la acreditación tiene que ser obligatoria para todas las instituciones de educación superior, tiene que haber reglas mucho más claras sobre los temas de financiamiento, del uso de los recursos en estas instituciones”.

PF: Pero una universidad que no recibe fondos del estado, ¿por qué va a ser gratis?.

VQ: Porque nosotros lo que pensamos es que la idea que hay detrás de cuando cada uno paga el 100% de su propia educación, eso entiende la educación como algo que yo puedo ir y comprar es algo que yo pago y por lo tanto tengo un contrato entre privados y yo exijo algo a cambio. Lo que nosotros entendemos es que la educación no es un bien de consumo, sino que es un derecho social y no con beneficios solamente para los individuos que acceden a la educación, sino que con beneficios sociales, no es solo la persona la que gana…

PF: No me termina de quedar claro si se va a gastar más plata en las universidades públicas, se van a acabar las universidades privadas, las privadas van a estar obligadas a no cobrar, de qué se trata esto.

VQ: Es gratuidad universal para educación superior.

PF: O sea que si mi hijo se inscribe en la Universidad Diego Portales no va a pagar.

VQ: No va a pagar.

PF: No sé cómo va a llegarse a eso

VQ: Lo que nosotros vamos a hacer es ir subiendo los estándares de calidad de todas las universidades y a medida que vayamos asegurando que no existe lucro, que se están cumpliendo todos estos estándares de mayor exigencia de calidad, el Estado va a ir financiando a esas instituciones.

Rafael Gumucio: ¿Esa plata va al alumno o a la institución?

VQ: A la institución.

RG: O sea que yo abro una universidad y mañana me la va a terminar pagando el estado.

VQ: Ojo, existen mecanismos para fijar los costos en los que incurren las instituciones realmente por educar. Hoy día uno ve los aranceles en la educación superior y son tremendamente elevados y esos aranceles están siendo financiados principalmente, como en ningún otro país en el mundo, por las familias. Entonces, nosotros estamos apostando a entender la educación como un derecho social y estamos subiendo las exigencias y que el estado vaya aportando los recursos para financiar el sistema. Nuestra propuesta pone a la educación pública en un eje central. Además de educación pública, hemos puesto segregación y la educación pública es una tremenda herramienta para abordar ambos objetivos .

Escucha el audio completo de Radio Zero

vía The Clinic Online.

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 junio, 2013 en Política

 

Etiquetas: , , , ,

Máxima tensión en el PS: diputado dice que “Escalona cree que el partido es su empresa, pasando la aplanadora sobre Bachelet”

Fidel Espinoza, competencia interna de Escalona por el cupo de la circunscripción 17, en Los Lagos, criticó la decisión del senador y ex timonel del Partido Socialista por su negativa a someterse a primarias internas. Por su parte, Rabindranath Quinteros, dijo que “le está haciendo un flaco favor a nuestra candidata a la Presidencia”.

Escalona dice que jamás se irá del PS. Lo asegura tras recibir una ola de críticas al interior de su colectividad por su negativa a someterse a primarias internas. Ayer, en el programa ‘Estado Nacional’ de TVN, el senador socialista dijo que la competencia interna con el diputado Fidel Espinoza y el ex alcalde Rabindranath Quinteros por el cupo de la circunscripción 17, en Los Lagos, no tiene las seguridades necesarias para respaldar una elección transparente. “Yo no estoy en condiciones de ir a una farsa”, exclamó.

La respuesta no se hizo tardar: el jefe de la bancada de diputados del PS, Fidel Espinoza, calificó a Escalona de “mitómano” y aseguró que “representa las malas prácticas que hay que erradicar de la política”.

“No acepto sus falsedades con las que me descalificó en su lanzamiento de campaña en Ancud. Su desesperación porque la Presidenta ha pedido primarias convencionales le ha hecho perder la razón”, recalcó el parlamentario.

Agregando que “era muy lamentable que hayamos tenido no sólo un senador ausente, sino además un senador mitómano. Porque, sin duda, es mitómano —sostuvo— quien miente tan descaradamente como este señor”.

“Desde hace 20 años le hemos ganado las elecciones al sector que lidera Escalona al interior del PS y jamás ha existido irregularidad alguna. En esta última elección de hace 5 meses atrás, hubo dos reclamos y realizadas las investigaciones el Tribunal Supremo Regional las desestimó absolutamente por carecer de veracidad alguna. Nuestro triunfo fue superior al 73 % de los votos”, hizo hincapié Espinoza.

“Escalona representa las malas prácticas que hay que erradicar de la política. Ha vivido, vive y vivirá de la política. No puede vivir sin ella. Cree que el PS es su empresa y que lo puede manejar de acuerdo a sus intereses personales, pasando en este caso su aplanadora sobre lo que la propia candidata presidencial Michelle Bachelet, ha exigido que son las primarias convencionales (…) Escalona es de aquellas personas que se creen sus propias mentiras. Nunca ha existido en una elección alguna urna móvil, ni planilla de votos. En esta última elección fui a votar y estuve con mi familia, e igualmente les ganamos de manera abrumadora. Con sus dichos no nos falta el respeto a nosotros, sino a toda la militancia socialista”, concluyó.

Por su parte, Rabindranath Quinteros comentó: “Me llamaron profundamente la atención los dichos del senador Escalona, la forma en que trató a Partido Socialista. No puede emitir sus juicios tratando como que aquí en una primaria va a haber acarreo, fraude (…) yo creo que, con su negativa a participar en una primaria convencional, le está haciendo un flaco favor a nuestra candidata a la Presidencia, al partido y a él mismo”.

“Cuando hablábamos que la clase política está desprestigiada y se hizo la ley de primarias, fue precisamente para reencantar a la gente, para que participara. Entonces, a la primera de cambios no cumplimos la ley, pasa a ser una ley de letra muerta. Le hace un flaco favor al partido, al propio Escalona y a nuestra candidata, Michelle Bachelet”, subrayó el ex edil.

El diputado Marcelo Díaz señaló, en tanto, que hay quienes no quieren la realización de primarias para “asegurar su reelección”. En entrevista con Radio Agricultura, el legislador indicó que “el Partido Socialista hizo muchos esfuerzos por hacer las primarias. Aquí ha habido un intento de lograr que no haya primarias para asegurar la reelección de algunos candidatos. Ha habido temor y falta de convicción democrática”.

Escalona habló hoy en Radio Cooperativa, donde aseguró: “Puedo tener muchas polémicas en política, pero no me gusta jugar con las personas. A las personas se les prometió un curanto gigante de Calbuco y se les va a llevar un chupe de repollo del recetario de Lavín”.

vía El Mostrador.

 
Deja un comentario

Publicado por en 13 mayo, 2013 en Política

 

Etiquetas: , , ,

El cupo senatorial que amenaza la candidatura de Bachelet

La Comisión Política (CP) del PS, no es gran cosa, así como tampoco lo es ser miembro de su mesa directiva –los diez cargos unipersonales– si en particular se le ha ocurrido ser disidente a Escalona. Allí casi nunca pasa nada, las reuniones son meramente informativas puesto que todo lo importante se decide en otra parte. Ser su integrante es un cargo más bien decorativo y sirve para estar al aguaite, en especial si hay gobierno a la vuelta de la esquina. La CP es, en resumen, un espacio para dormitar —funciona muy poco– donde, a veces, uno se despierta abruptamente si hay algún tema complejo en agenda —Transantiago, por ejemplo— o una designación parlamentaria que rompe el statu quo. Y es precisamente esto último lo que hoy no sólo amenaza la convivencia interna en el PS, sino las expectativas de la propia Michelle Bachelet.

Y es que nadie se imaginó cuando se inició todo esto, en la centralista y autoritaria experiencia socialista, que a un pipiolo muy popular de provincias, el ex alcalde de Puerto Montt Rabindranath Quinteros, se le ocurriera enfrentar al más importante pelucón de Santiago: el Diego Portales del PS (lo digo en un sentido metafórico), acabaría poniendo en jaque a la élite política metropolitana. Lo que ya era una mala idea que complicaba a la CP, adquirió ribetes más complejos cuando la ex Presidenta decidió presentarse a las primarias y pidió a quienes la apoyaban replicarlas a nivel parlamentario. Fue entonces, cuando Quinteros se volvió un problema serio en la sede de calle Paris.

Y hoy, tenemos a la CP del socialismo local metida en un verdadero zapato chino: si votan a favor de Escalona profundizarán la distancia entre el PS y Bachelet en su versión 2.0, más ciudadana y distante de los partidos, y ahondarán la crisis de su candidatura cuya expresión práctica ya la conocemos: la presidenciable continuará bajando en las encuestas y corriendo el serio riesgo, si la derecha llega unida a la primera vuelta y si ME-O y Marcel Claude hacen su trabajo, de salir segunda lo que complicaría aún más la agenda de cambios que ella ha prometido. En cambio, si acogen el clamor de Primarias, terminarán cargándose al hombre más influyente del PS en la última década. El PS habrá encauzado entonces su propia revuelta, que ya se había iniciado en provincias con la conformación de comandos locales para realizarlas al margen de la decisión de la cúpula política.

Los viejos cuadros socialistas que miran la disputa desde la galería ya han comenzado a apostar. La propia trayectoria de Camilo es una señal de que las cosas no se resolverán como le gustaría al comando: quebró la Feses durante la UP; participó activamente de la diáspora de 1979; su grupo votó en contra de la incorporación del PS al gobierno de Aylwin, aunque él salió diputado en esa lista; en 1997 entregó cinco cupos a la Cámara a cambio de una circunscripción senatorial que finalmente perdió, congelando para siempre una mayor influencia del PS en el gobierno; y luego, en enero de 2005, después de estrechar la mano de Gonzalo Martner lo acuchilló por la espalda sacándolo de la presidencia de la colectividad en complicidad con Ricardo Núñez. El último capítulo, es de conocimiento público y marcó el inicio de su caída: el 5 de abril de 2009 aquí en Rancagua, cuando José Antonio Gómez demoraba el reconocimiento del triunfo de Frei, lo golpeó por la espalda y le recordó la parte menos querida de su madre; como ya sabemos impuso a Frei en el PS a sangre y a fuego lo que se tradujo en las salidas abruptas de ME-O y Arrate. Y de no haber sido por el despliegue intenso del gobierno, seguramente Frei habría salido tercero en 2009. Si nos atenemos a la conducta histórica de Escalona y su equipo, el PS debería nominarlo este lunes. Eso es lo que apuestan quienes lo conocen. Sin embargo, ellos tienen un problema de geometría variable: cuentan con los votos pero tienen un entorno negativo para imponerlo.

Si Camilo —como lo suelen llamar sus camaradas— efectivamente ha aprendido a conjugar el sustantivo nosotros debiera haber hecho el gesto épico digno de la estatura que el mismo se ha auto asignado: dar luz verde a Andrade para que la Comisión Política del PS se decida por hacer lo sensato, sea en Los Lagos como en el resto de Chile. Pero hizo lo contrario. Salió a forzar su nominación contra viento y marea, diciendo en TVN que no iría a primarias. La mesa está servida para el próximo escándalo político.

vía El Mostrador.

 
Deja un comentario

Publicado por en 13 mayo, 2013 en Política

 

Etiquetas: , , ,

MEO: “A Bachelet la noto más conservadora, más asustada, más secuestrada…. más frágil políticamente, se nota que lo está pasando mal”

También cuestiona la actitud de Andrés Velasco, señalando que “el 2010, el 2011, ni el 2012 levantó la voz para construir un acuerdo programático. Nunca levantó la voz para hacer primarias de alcaldes y en 2013 no hizo ni un esfuerzo para apoyar un gran acuerdo de primarias en todos los cargos. Andrés Velasco es el único candidato independiente que no ha juntado una sola firma. Tiene cinco firmas: (Osvaldo) Andrade, (Ignacio) Walker, (José Antonio) Gómez, (Jaime) Quintana y (Guillermo) Teillier. Y, además, los extorsiona a último minuto, cuando se da cuenta de que no le conviene estar en la primaria”.

El candidato presidencial del PRO, Marco Enríquez-Ominami, retomó nuevamente sus críticas a la Concertación y a Michelle Bachelet en medio del fracaso de las primarias opositoras para designar cupos al Congreso, afirmando que a la ex mandataria la ve “más conservadora, más asustada, más secuestrada, con menos liderazgo, aislada, más frágil políticamente”.

En declaraciones a La Tercera, el aspirante a La Moneda sostiene que las diferencias que tiene con Bachelet no son de programas de gobierno, sino que de visión de la sociedad.

Agrega no reconocer a la ex jefa de Estado, ya que “no es la misma que conocimos antes. La noto más conservadora, más asustada, más secuestrada, con menos liderazgo, aislada, más frágil políticamente. Menos convencida. Se nota que lo está pasando mal. No se sabe lo que piensa. Hace anuncios programáticos y los manda a comisión al día siguiente. Es muy inquietante que un candidato a Presidente de la República no sepa qué quiere hacer con la Constitución a siete meses de la elección presidencial”.

Asimismo, Enríquez-Ominami señala que no cree que Bachelet esté comprometida de cambiar el sistema binominal, debido a que “se habría preocupado en marzo de que sus partidos hicieran primarias para todos los cargos”.

“No es cierto que esté preocupada del binominal. Nosotros ofrecimos un acuerdo y no se quiso hacer primarias para todos los cargos, es la evidencia de que quieren mantener el binominal. La Concertación y la derecha para estos efectos son lo mismo. Estamos fuera del duopolio. Vivimos un proceso de construcción colectiva juntando las firmas, cumpliendo con la ley. Hemos atravesado un camino que muy pocos se han atrevido, que es el ser un partido de ruptura. El partido es parte de un movimiento mayor, lleno de progresistas y que va a triunfar”, añadió.

MEO también despotrica contra el presidenciable independiente Andrés Velasco, explicando que durante 2009 “no levantó la voz ni una vez. Hizo un puerta a puerta por Eduardo Frei y nunca levantó la voz para denunciar la cutufa que estaban armando”.

Y explica que “el 2010, el 2011, ni el 2012 levantó la voz para construir un acuerdo programático. Nunca levantó la voz para hacer primarias de alcaldes y en 2013 no hizo ni un esfuerzo para apoyar un gran acuerdo de primarias en todos los cargos. Andrés Velasco es el único candidato independiente que no ha juntado una sola firma. Tiene cinco firmas: (Osvaldo) Andrade, (Ignacio) Walker, (José Antonio) Gómez, (Jaime) Quintana y (Guillermo) Teillier. Y, además, los extorsiona a último minuto, cuando se da cuenta de que no le conviene estar en la primaria”.

El abanderado del PRO también se refiere a la decisión que tuvo en 2009 de apoyar en segunda vuelta a Frei, afirmando que “nunca he creído que mi mensaje sea que si no gano yo es el caos. No tengo el monopolio de la moral. No gané en primera vuelta, y en segunda vuelta, el futuro de Chile no dependía de mí. Yo no gané y cometí un error de forma al anunciar mi voto”.

“Entre que declaré libertad de acción y anuncié mi voto hubo un espacio demasiado largo. No volveré a cometer el error de la presidencial de 2009. Pensé que entre la primera y segunda vuelta la Concertación iba a corregir sus errores. Me equivoqué. La Concertación y sus dirigentes son incorregibles. No hay remedio para ellos. No tengo dudas, mi voto hacia Frei no iba a cambiar el resultado de la elección, como lo decían entonces todas las encuestas. Igual iba a ganar Piñera. Lo hice con dolor de guata, sin entusiasmo ni alegría, la forma no fue buena. Creo que no estuvo bien”, sostiene.

vía El Mostrador.

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 mayo, 2013 en Política

 

Etiquetas: , ,