RSS

Archivo de la etiqueta: Eficiencia Energética

Como construir un calentador solar casero con botellas de plástico

Un informe del Consejo Provincial de la Ingeniería de Tucumán detalló las formas para crear, barata y simplemente calentadores solares.

Construir un calentador solar de bajo costo con material reciclado es algo muy simple y útil, especialmente para quienes necesiten ahorrar dinero en gas de garrafas o que usan leña para calentar agua. También es de interés para los que apoyan a la ecología, concientes de la importancia de la implementación de fuentes de energía alternativas, y las personas que gustan de los trabajos manuales.

Se trata de aprovechar la energía solar que no tiene costo y utilizar botellas de gaseosas que se tiran a la basura. La idea, términos simples, consiste en crear un pequeño invernadero en cada botella y pasar por dentro de la misma una manguera de riego (polietileno). De esta manera, el calor que queda atrapado en la botella y que luego es absorbido por la manguera (que es negra) se transfiere al agua y así se puede calentar el agua y ahorrar combustible como gas, electricidad o leña.

Energía renovable.

Se puede decir que, de este modo, se construye un dispositivo para calentar agua, para uso sanitario, con energía totalmente renovable. Se estima que una familia tipo, de cuatro personas, utiliza aproximadamente 80 litros de agua caliente por día en la cocina y en el baño. Uno puede construir este calentador del tamaño que quiera, conforme a la capacidad de agua caliente requerida para el uso diario, porque se arma con columnas de 6 botellas, con 2 metros de manguera cada una.

Se pueden acoplar en paralelo tantas columnas como uno quiera y se utiliza el techo de la casa soporte. Porque una vez construido, este calentador ecológico se coloca en el techo de chapa de la vivienda, y si se carga con 100 litros de agua, el peso debe ser soportado por la estructura del techo.

Calentador solar casero con botellas de plástico

Paso a paso.

El procedimiento para construir el calentador solar es el que se describe a continuación:

4 1.-Recolectar al menos 30 botellas descartables de gaseosas de un litro y medio, todas iguales (importante) y quitarles la etiqueta.

4 2.- Comprar en una ferretería o negocio del ramo, 12 metros de manguera para riego color negro (es importante que sea de ese color) y de ¾ de pulgada de diámetro, 8 uniones “T” y dos codos, un rollo de teflón y dos llaves esféricas de ¾ de pulgada.

4 3.- Disponer de un taladro eléctrico y una mecha de copa de ¾ de pulgada. Si no se dispone de esa herramienta, se puede, con paciencia, utilizar un cuchillito tipo sierra de cocina para agujerear las botellas.

4 4.- Se hace un orificio en la base de cada botella, igual al diámetro del orificio que tiene la botella en el sector donde va la tapa. Una vez hechos los orificios en las 30 botellas, se deben cortar cinco tramos de dos metros cada uno de manguera negra de polietileno. A continuación, se une botella con la otra, insertando el cuello de una en el orificio perforado en la base de otra, para formar una columna de seis botellas, y luego se introduce un trozo de manguera de 2 metros dentro de la misma. Repitiendo ese paso cinco veces, se han usado las 30 botellas y se dispone de una “parrilla”, que se termina de armar poniendo codos en los extremos y uniones “T” en el medio. Se arma asi el colector del calefón como indica la figura.

4 5.- Se coloca esta parrilla al sol, en un techo de chapa y orientada hacia el Norte, preferentemente, después se introduce agua por la parte inferior. Al cabo de 15 minutos de exposición a los rayos solares, sale por la parte superior agua a unos 45 ó 50 grados, lista para usar. Esto sucede por un principio físico llamado “termosifón”.

4 6.- Se puede agregar un tacho aislado para guardar el agua caliente, para lo cual se utilizan tachos de 200 litros reciclados, que no hayan sido usado para transportar químicos peligrosos. Es ideal el tipo que se usa para la comercialización de aceitunas al por mayor, con el que se puede construir un termo-tanque casero, para que el agua calentada por el sol, durante el día, se pueda utilizar también de noche.

Bajo Costo.

Finalmente, es necesario destacar que este sencillo dispositivo, cuyo costo puede rondar entre 50 y 100 pesos, puede ser construido por los chicos de las escuelas como trabajo de tecnología y en los clubes o centros vecinales de barrio como tarea comunitaria, o simplemente en la casa, como trabajo y pasatiempo de toda la familia.

Hay muchísima información de este tema en Internet y actualmente un grupo de profesionales de distintas entidades está dictando cursos gratuitos de este tema y otros de tecnología socialmente apropiada en nuestra provincia.

Ese grupo esta conformado por el Consejo Profesional de la Ingeniería de Tucumán, a través de su Departamento de Energía en Tareas Comunitarias, la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología de la Universidad Nacional de Tucumán, con su Secretaría de Extensión. El Estado Provincial apoya este proyecto a través de la Secretaría de Ciencia y Técnica y ya lo está implementando una empresa privada dedicada a energías renovables.

vía EcoInventos.com.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 diciembre, 2014 en Ciencia y Tecnología, Medio Ambiente

 

Etiquetas: , ,

Comité de Ministros le baja la cortina a HidroAysén y sólo queda recurso judicial pendiente

El ministro Pablo Badenier dijo que la instancia gubernamental basó su decisión en la inexistencia de medidas de mitigación, reparación y compensación por parte de los impulsores del megaproyecto, mientra su par de Energía, Máximo Pachecho, destacó que fue una decisión unánime que en nada compromete “la política energética que hemos diseñado en la agenda de energía, sino que se refiere específicamente a un proyecto”.

El ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, anunció este martes que el Comité de Ministros resolvió declarar “rechazado” el proyecto HidroAysén, luego de acoger los recursos de reclamación interpuestos por las comunidades de la zona y de la ciudadanía.

“El proyecto hidroeléctrico HidroAysén se declara rechazado”, dijo el secretario de Estado luego de una reunión de más de tres horas de la instancia, confirmando la lápida al megaproyecto y desatando la algarabía de las organizaciones sociales y ambientalistas que se oponían a éste.

Badenier añadió que los impulsores de la iniciativa, Endesa y Colbún, tienen un plazo de 30 días para apelar ante el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia, que es el que tiene ahora la última palabra sobre el destino final del megaproyecto.

Dijo que en la reunión de hoy, que se extendió por cerca de tres horas, quedaron definitivamente invalidados “por ilegales” los acuerdos alcanzados el 30 de enero pasado por el Consejo de Ministros de la administración de Sebastián Piñera.

“Este Comité de Ministros ha decidido acoger los recursos de reclamación presentados por la comunidad, por la ciudadanía, y dejar sin efecto la resolución de calificación ambiental del proyecto HidroAysén y, en este acto administrativo terminal, se declara rechazado este proyecto hidroeléctrico HidroAysén”, sostuvo en relación a las 35 presentaciones contra la iniciativa.

Argumentos

El titular de Medio Ambiente explicó que los argumentos que sustentan este rechazo tienen que ver básicamente “con la inexistencia de un plan de relocalización como medidas de compensación paa un impacto significativo declarado por el propio titular HidroAysén”, y también con que tampoco existe “una cuantificación adecuada de los impactos ambientales por efectos de cambio de la hidrología de los cursos alterados en términos del ecosistema acuático”.

Finalmente, dijo que había “una inconsistencia con respecto a la línea base declarada y levantada por el titular en fauna terrestre, lo que no permite configurar ni cuantificar impactos ambientales y, por ende, tampoco establecer medidas de mitigación, de reparación y de compensación con respecto a estos impactos”.

Badenier afirmó que “para nosotros es importante que los proyectos que efectivamente no consideren todos los impactos que generan y que no presenten medidas de mitigación reparación y compensación, son proyectos que efectivamente deben ser rechazados. Acá el impacto que se cuantifica y que se evalúa en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental es importante. Acá hay una institucionalidad ambiental que funciona, que va a seguir funcionando y que da garantías a todas las partes reclamantes que los recursos de reclamación se van a abordar de la mejor manera, se van a abordar en el fondo y van a tener este tipo de pronunciamientos del Comité de Ministros que son fundados en el proceso de evaluación y en las prerrogativas que tiene este Comité de Ministros”.

Finalmente, el secretario de Estado consideró que la tramitación de HidroAysén fue larga “y que se prolongó más allá de lo conveniente. Haber prolongado más de dos años y medio el pronunciamiento sobre recursos de reclamación, daña la institucionalidad ambiental, una institucionalidad ambiental que creemos estamos restituyendo (…) al cumplir dentro del plazo reglamentario nuestro pronunciamiento como Comité de Ministros”.

En tanto, el ministro de Energía, Máximo Pacheco, destacó que la decisión la adoptó el Consejo en una votación unánime.
comision

El Comité de Ministros tomó la decisión de acoger las 35 reclamaciones contra HidroAysén en una sesión realizada este martes y que se extendió por tres horas.

Asimismo, dijo que HidroAysén presentaba “faltas importantes en su ejecución al no tratar con el debido cuidado y con la debida atención los aspectos relacionados con las personas que ahí viven y con la gente que es impactada por este proyecto, de manera que esa decisión que se ha tomado en el día de hoy, es una decisión que en nada compromete la política energética que hemos diseñado en la agenda de energía, sino que se refiere específicamente a un proyecto”.

Celebración de ambientalistas

Tras conocer la decisión del Comité, los representantes de distintas organizaciones medioambientales no ocultaron su satisfacción.

“Este es el triunfo ciudadano de esas miles de personas que salieron a las calles a manifestar su oposición al proyecto. La muerte de Hidroaysén es la victoria de la sociedad civil empoderada que alzó la voz durante más de 10 años para finalmente lograr sepultar el megaproyecto”, dijo el director de Greenpeace Chile, Matías Asún.

Asimismo, destacó que este fallo es la antesala al rechazo a proyectos contaminantes y una invitación a fomentar la viabilidad de las energías renovables no convencionales en Chile.

“HidroAysén le cambió la cara a Chile. Lo que ocurrió hoy es uno de los mayores triunfos ambientales de la década, pues ha sido la gente la que impuso el cuidado del medio ambiente sobre la ambición de unos pocos. Esta es la prueba de que actuando juntos podemos cambiar la historia y construir otros caminos de desarrollo”, dijo.

vía El Mostrador.

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 junio, 2014 en Miscelaneo, Política

 

Etiquetas: , , , ,

Ministerio de Energía lanza nuevo Sello de Eficiencia Energética para empresas

La medida tiene como objetivo identificar y premiar a las empresas líderes en el desarrollo de la eficiencia energética a nivel nacional.

El Ministerio de energía lanzó esta mañana un nuevo Sello de Eficiencia Energética, que está orientado a empresas que realicen iniciativas para reducir sus costos energéticos, aumentar su competitividad y reducir sus emisiones.

La ceremonia de lanzamiento la encabezó el subsecretario, Sergio del Campo, quién recalcó que la iniciativa busca lograr “lo que han obtenido a los países desarrollados: la reducción del consumo y el desacople entre crecimiento y demanda energética”.

La etiqueta, que identificará y premiará a estas empresas líderes, se unirá así a la Etiqueta de Eficiencia Energética para vehículos.

Cabe destacar que la iniciativa se enmarca dentro de la estrategia nacional de Energía 2012-2030 que tiene como primer pilar la eficiencia energética, buscando promover a través de políticas públicas la reducción del consumo y el desacople entre crecimiento y demanda energética.

“De esta manera, se busca cumplir con el objetivo de disminuir en un 12% la demanda energética final proyectada hacia el año 2020″, señaló el subsecretario.

vía dConstruccion.

 

Etiquetas: ,

Un método adaptado a la realidad nacional

EFICIENCIA ENERGÉTICA PARA EDIFICIOS DE USO PÚBLICO
A nivel mundial, los edificios sustentables o “verdes” se han posicionado como una respuesta concreta del sector de la construcción. En ese contexto, las certificaciones de sustentabilidad en la edificación cumplen un rol muy importante como instrumento para evaluar y comunicar los impactos ambientales y sociales de los edificios, mejorar su diseño y construcción, e incentivar el mercado de servicios y tecnologías asociadas.

Por esta razón el Instituto de la Construcción está desarrollando un método local de certificación que considerará la realidad nacional de los edificios de uso público.

La certificación es una estrategia de evaluación utilizada para lograr el mejoramiento de la calidad de procesos, productos y/o servicios. Es un proceso al que se someten voluntariamente empresas o grupos con el fin de que se evalúe la calidad de las actividades que realizan.

La certificación ambiental por su parte, hace referencia a una calidad ambiental que garantice la conservación de los recursos naturales y logre el manejo sustentable en beneficio del entorno natural y social.

El sector de la construcción ha sido uno de los más activos en cuanto a demostrar que sus procesos y desarrollos están pensados para optimizar recursos, es decir, ser más sustentables.

Si en un principio estas certificaciones fueron iniciativas locales de países desarrollados, en la actualidad conviven sistemas de certificación que se ajustan a parámetros y realidades locales junto con métodos más globales, que hacen posible comparar con una misma vara a edificios construidos en realidades y climas diferentes.

En el caso de Chile, desde hace algunos años se está utilizando el sistema de certificación LEED® (Leadership in Energy & Environmental Design), desarrollado por el Consejo de la Construcción Verde en Estados Unidos (US Green Building Council), sin embargo aún no se cuenta con un modelo propio, que dé cuenta de las distintas realidades constructivas, climáticas y de la industria que existen a lo largo del territorio nacional.

Para abordar esa situación, el Instituto de la Construcción se encuentra ejecutando el Proyecto INNOVA “Diseño e Implementación de Sistema Nacional de Certificación de Calidad Ambiental y Eficiencia Energética para Edificios de Uso Público”, que cuenta con el cofinanciamiento de InnovaChile de CORFO y tiene por Mandantes a la Dirección Nacional de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP), la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y el Colegio de Arquitectos de Chile.
INFORMACIÓN, LO MÁS IMPORTANTE

Uno de los principales objetivos del proyecto financiado por Corfo es crear una certificación nacional de calidad ambiental y eficiencia energética de edificios de uso público, que incluye a los edificios destinados para la educación, salud, oficina, etc.

El arquitecto y representante de la Cámara de la Construcción en el desarrollo de la certificación, Norman Goijberg, indica a que generar este tipo de modelos va orientado más bien, a crear en la sociedad chilena un consumidor informado.

“Creo que (las certificaciones) son una manera de informar a los usuarios. Cuando los usuarios están informados pueden distinguir entre un edificio que es de buena calidad de otros que no se sabe si son buenos o malos porque no están certificados, a mi juicio esa es la razón principal para la certificación”.

El profesional sostiene que indudablemente esa es una de las principales características de las certificaciones, ya que si la gente no está informada acerca de los beneficios, tanto ambientales como monetarios, que se pueden obtener de una propiedad certificada frente a una sin certificar, los esfuerzos que se hagan en materia de construcción sustentable, se hacen invisibles.

“Podemos hacer todas las actividades que queramos pero si no hay demanda por falta de información entonces no pasa mucho. Estimular la demanda requiere que hayan sistemas que sean objetivos y conocidos, que no sea simplemente edificios buenos y que el de al lado diga que el edificio es mejor, etcétera”, agrega.

De la misma manera, advierte que además de la información que tendrá el público, otro aspecto fundamental de crear un sistema de certificación adaptado a la realidad chilena tiene que ver con los cambios que se generarán en la forma de construir de las empresas nacionales.

“Actualmente hay una tendencia –por parte de las empresas- a decir esto lo he hecho siempre así y mientras no haya un reglamento no cambio. No obstante, eso está empezando a cambiar porque hay gente que está tomando iniciativas en ciertas cosas”.

Por lo mismo, recalca que al tener una demanda con más conocimiento, las empresas se tendrán que plegar a estos cambios para no quedarse fuera del mercado.

“Si realmente podemos hacer construcciones por el mismo valor. Que van a consumir menos materiales, energía, agua y que además nos van a otorgar confort. Es mucho mejor”, manifiesta.
LA FORMA Y EL FONDO

Edificio Titanium

Esta certificación, que será denominada “Certificación IC–Edificio Sustentable”, estará disponible a partir de diciembre de 2013. Ésta cubrirá los criterios esenciales de las principales certificaciones internacionales, adaptados a la realidad nacional (normativa, tipo de edificación, brechas locales, información disponible). También se apoyará en normas y estudios locales, buscando establecer un comportamiento de los edificios por sobre el mínimo aceptable.

José Tomás Videla, Jefe del Proyecto, cuenta que se decidió no adaptar una certificación internacional o de otro país y copiarla sino, que buscar criterios internacionales adaptándolos a la realidad local y generar un método nacional y para ello el trabajo está dividido en tres etapas; de desarrollo, de validación y de difusión y capacitación.

Actualmente el proyecto lleva aproximadamente cuatro meses de desarrollo y según cuenta Videla ya está definido a gran escala los aspectos que se van a abordar, que son Energía, Agua y Calidad del Ambiente Interior.

Dentro de esos ámbitos hay catorce criterios o sub categorías, cinco en energía, cinco en calidad del ambiente interior y cuatro en agua. Por ahora el grupo de trabajo se encuentra definiendo la o las exigencias puntuales para cada criterio. “Si en energía estoy abordando la eficiencia en los sistemas de clima como uno de los sub criterios tengo que definir qué voy a exigir como mínimo de eficiencia en ese sistema”, explica Videla.

Entre los meses de marzo y abril se producirá la validación de la estructura establecida junto con expertos y comités regionales para definir la escala de cumplimiento y los puntajes que se asignarán a cada criterio. Mientras que de mayo a agosto se comenzará la etapa de prueba donde se aplicará para ver cómo funciona en distintos edificios en diversos puntos del país.

Finalmente, entre enero y mayo de 2014, se realizará la etapa piloto para certificar algunos proyectos “con el objetivo de que cuando la certificación comience a andar sola, con su administración, ya hayan proyectos certificados”, explica el jefe del proyecto.

Respecto al organismo que estará a cargo de la certificación, Videla comenta que aún no se ha definido, pero que se buscará una institución que tenga representatividad, transversalidad, objetividad y no tenga fines de lucro, por lo que se está considerando al Instituto de la Construcción para esta tarea, aunque reitera, aún no se ha definido.

vía dConstruccion.

 

Etiquetas: ,